Dientes y alimentación

Son los métodos que permiten mantener el optimo estado de salud en la cavidad bucal, básicamente está representado una correcta higiene bucal, eliminación de tártaro o sarro en las superficies dentales, eliminación de manchas adquiridas y el mantenimiento de la cantidad de placa bacteriana en las piezas dentales..

Un elemento fundamental para la conservación de la integridad dentaria es el mantenimiento de la cantidad de placa bacteriana. Para lo cual el cepillado dental es la mejor manera de realizarlo. El cepillado dental puede ser realizado con cepillo dental convencional o eléctrico, los dos necesitan dedicación y unos minutos diarios para realizar su labor de mantener desorganizada la placa bacteriana en la superficie dental.

Prácticamente todas las personas se cepillan los dientes, pero no todas los cepillan bien. Un cepillado casual por unos pocos segundos no elimina todos los residuos de comida. El cepillado tiene que incluir un cepillado ligero en las encías para estimular la circulación y las cerdas del cepillo deben alcanzar todos los ángulos de los dientes. Generalmente los odontólogos  recomiendan cepillar verticalmente. Pero el cepillado solo por bien que se haga no es suficiente. Necesita organizarse de manera de no saltear/dejar  ninguna pieza dental sin cepillar, es por lo cual que siempre se recomiende comenzar el cepillado por una zona de la boca siempre y hacer un recorrido (por ejemplo sector superior derecho hacia el izquierdo, primero los dientes superiores y luego de la misma manera los dientes inferiores).

Es sabido que el cepillado dental, es casi de manera automática por lo cual si usted posee alguna deficiencia en el cepillado, es muy importante que adquiera nuevamente un orden en el cepillado y practique las modificaciones indicadas por el odontólogo. El cepillado de los dientes debe ser hecho por lo menos 3 veces al día y lo ideal es que sea al comenzar el día, antes de desayunar o bien unos minutos después de desayunar ( no inmediatamente), por la acción de los ácidos en caso de desayunar con jugos naturales o gaseosas; el segundo cepillado debe realizarse al medio día después del almuerzo y el tercero el más importante es en la noche antes de irse a dormir, ya que  uno al descansar no mueve los labios, la lengua, las mejillas y se genera menor cantidad de saliva lo que produce un ambiente propicio al crecimiento bacteriano.

El cepillo de dientes, es uno de los elemento a tener en cuenta, ya que el mismo deberá ser cómodo para su boca, uno debería saber el tamaño de cepillo de dientes que le sienta bien, cuales son las cerdas mas recomendadas para su boca (lo más habitual son cerdas de dureza media), las cerdas en su mayoría son sintéticas (en la antigüedad también había naturales), la terminación de las cerdas deben ser redondeadas y todas del mismo largo para facilitar la higiene, el mango con la cabeza del cepillo deben estar en un mismo Angulo,  para facilitar la limpieza sabiendo exactamente donde está el cabezal del cepillo cuando lo tenemos agarrado del mango; la punta del cepillo debe ser redondeada para que no nos lastime y limpiar mejor las piezas más posteriores. Existen en la actualidad mangos que nos permiten la ubicación a 45° con respecto al diente ya que tienen forma de rombo, este cepillo está indicado en las personas con dificultad para la técnica correcta de cepillado dental.

Las pastas dentales, en el mercado actual existen muchas marcas y diferentes pastas dentales, las cuales ayudan a refrescar la boca y también ejercen un efecto de disminuir la tensión superficial para eliminar las bacterias de la superficie de los dientes. La mayoría de las pastas dentales traen en su composición flúor en mayor o menor medida (las que se indican con mayor cantidad de flúor no deben ser usadas todo el tiempo solo durante el tratamiento que le aconseje su odontólogo). Es muy frecuente encontrar algunas que dicen blanqueadoras, antisarro, de protección prolongada, para dientes sensibles, para encías sangrantes, etc. Le recomiendo que consulte con su odontólogo cual pasta es la más indicada para su caso y las propiedades que posee dicha pasta dental, con respecto a sus necesidades. También podrá encontrar además de pastas dentales, geles dentales o espumas dentales para el cepillado de dientes; los cuales por una cuestión de comodidad o gustos se podrán optar por estas con los mismos componentes que las pastas dentales de uso más habitual.
El Hilo Dental: A nadie le gusta que el odontólogo le recomiende usar hilo dental, pero es muy importante hacerlo. El hilo dental alcanza muy bien las áreas que el cepillo no puede alcanzar como las uniones de las encías y los dientes. Los odontólogos recomiendan una o dos veces al día, pero generalmente con una vez basta. Es preferible usar una hebra larga de hilo dental y rotarlo después de usarlo en un diente para no usar el mismo tramo de hilo en todos los dientes y potencialmente esparcir infecciones.

El hilo debe pasarse no solo por medio de cada diente también hay que forzarlo a que “abrace el diente” para alcanzar las curvaturas de los dientes y pásalo por la encía entre los dientes. Según la asociación dental de USA si no usas hilo dental estas dejando el 30% de tu boca sin limpiarse

Que Sangren las encías  durante la limpieza de tus dientes no es normal. En alguna ocasión puede ser que te has limpiado muy fuerte pero si sangran constantemente aunque sea poco mejora tu limpieza bocal y si es posible visita a tu odontólogo. Algunas mujeres pueden tener gingivitis menstrual, la cual produce un poco de sangrado en los días antes de la menstruación y después desaparece.

Si no has usado hilo dental por varios días y quieres una prueba de su efectividad huélelo después de pasarlo por las muelas veras como en varias ocasiones puede tener muy mal olor. Este es el olor que produce mal aliento e indica la presencia de bacterias invisibles al ojo humano.
No tires el hilo dental en el lavamanos porque no se desintegra y causa obstrucciones en la tubería y problemas en el medio ambiente. Tíralo  en la basura.

Hay varios tipos de hilo dental. Según varios estudios todos limpian bien, así que prueba hasta encontrar el que más te guste. No necesitas usar ningún aparato especial pero si te es problemático enrollar el hilo dental en los dedos prueba alguna de las opciones que encontraras en las tiendas, supermercados o farmacias. En la actualidad existen hilos dentales con cera, sin cera, cintas dentales o también existen hilos dentales que se expanden cuando entran en contacto con algún liquido, lo cual es muy práctico para las zonas con puentes o diastemas (espacios entre diente y diente).

El Enjuague bucal. En USA la mayoría de los odontólogos recomiendan usar un enjuague fuerte como Listerine. Los enjuagues fuertes tienen mucho alcohol que elimina bacterias. Algunas personas no gustan de tanto alcohol en la boca y prefieren usar enjuagues naturales. También mejor que esos enjuagues con tanto alcohol son los que no lo poseen y además traen una sustancia que elimina las bacterias por 12 horas, que es la clorhexidina, el único inconveniente es que estos enjuagues se deben discontinuar cada 3 meses por otros, pues tienden a teñir un poco las piezas dentales con el uso crónico de los mismos. Estos enjuagues nos brindan, buen sabor, mejora el aliento y además contribuyen a mantener limpia la cavidad bucal.

Y por supuesto las limpiezas dentales profesionales son muy importantes, recomendadas cada seis meses. La correcta limpieza dental te dará dientes fuertes por muchos años. Evitara la formación de caries dental, podrás prevenir enfermedades de las encías y otras de la cavidad bucal haciendo una detección temprana de cualquier anomalía de estas.

Entre los productos naturales para el cuidado de los dientes esta el bicarbonato de sodio (baking soda), el aceite esencial de árbol de té (tea tree oil) y el aceite esencial de neem y niaouli. Los indios usaban carbón el cuales un exfoliante ligero.  La manzana es una fruta que contribuye a la mantención de la cantidad de placa bacteriana por su  consistencia.

En la alimentación cuando comemos muchos alimentos crudos ricos en fibra estamos limpiando nuestros dientes y encías y los alimentos como el atún, cebolla y ajo aunque saludables producen mal aliento especialmente si no se lava los dientes después de comerlos.
Para más información visite
http://www.dentaladvance.com.ar
Aimone Diego Aquiles
Odontólogo

Compartir

Dejar respuesta

*