En verano nuestra piel sufre la exposición solar prolongada, el calor y la falta de hidratación. se suma a estos factores el uso del aire acondicionado y el cloro de las piscinas que aumentan el deterioro y dejan nuestra piel reseca.

Es muy importante luego del verano rehabilitarla de estos daños y recuperar nuestra piel para prepararla para el invierno.

Limpieza diaria

Realizar una limpieza diaria del cutis para remover las impurezas y adoptar esta rutina como un hábito durante todo el año. La limpieza te ayudará a deshacerte del aspecto oleoso y dejará tu cutis libre de residuos que puedan producir los indeseables barritos o puntos negros.

Para la piel seca lo ideal sería usar leches limpiadoras y cremas nutritivas, si tu piel es normal puedes utilizar tanto leches limpiadoras como tónicos, geles, cremas nutritivas y serums, es la piel que se adapta mejor a cualquier textura y para las pieles grasas lo ideal son los geles, tónicos astringentes y cremas fluidas y serums, sobretodo que sean libres de aceites para que no taponen los poros y produzcan imperfecciones.

Nutrición e hidratación

Luego es fundamental que hidrates en profundidad tu piel para devolverle la elasticidad perdida por las agresiones del verano. Para regenerar, nutrir e hidratar te recomendamos que uses el producto indicado para tu tipo de piel. Esto te ayudará a prolongar tu bronceado previniendo el envejecimiento prematuro. Si tu piel es normal o seca te recomendamos una crema hidratante de día con protección solar. Si en cambio tenés una piel de mixta a grasa te aconsejamos que elijas un hidratante fresco y ligero, preferentemente en formato fluido o gel, en vez de una crema.

Algo que no podés olvidar, la hidratación del contorno de ojos. Es la piel más sensible y delicada de tu rostro y merece una atención especial.

¿Qué más puedo hacer?

Manteniendo una  alimentación rica en  frutas y  verduras  aportarás  vitaminas y  antioxidantes naturales esenciales  para tu piel que  favorecerán la rehidratación y la nutrición.

¡Y no  te olvides de beber  dos litros de  agua diariamente!  Tu piel  se encuentra  sedienta  en esta  época del  año y es esencial que prestes  especial  atención a la  hidratación.

Ahora ya  sabés, es muy  importante  ponerse  manos a la obra y  ocuparse de recuperar la piel después de las agresiones sufridas durante el verano. Así recuperaremos la frescura perdida  por la  sequedad,  previniendo el  envejecimiento prematuro y  luciendo una piel linda y saludable.

Compartir

Dejar respuesta

*