Bronceado sin solA escasos días de la llegada del verano, comenzamos a impacientarnos por tener un tono de piel acorde a la estación. A medida que la temperatura sube, la piel se ve más expuesta y su tono blanco característico del invierno, se vuelve hasta un tanto molesto.

Es en este momento donde las ganas de lucir un tono bronceado atentan contra la salud. Es en este momento donde el sol todavía no se siente tan caliente sobre la piel que se producen los mayores arrebatos, largas exposiciones a los rayos UV en horas contraindicadas y, aún sin uso de protección solar.

Hoy es importante cuidarse. La cosmética nos acerca un montón de propuestas que nos brindan ese “color verano” tan deseado, sin que esto dañe la salud.

Para lograr este objetivo, simplemente hay que introducir en nuestra rutina de cuidados cotidianos el uso del protector solar en las partes expuestas al sol. Por ejemplo. Rostro, cuello, escote, hombros. Tomar sol, siempre con protección, en horarios de 8 a 10 y a partir de las 17hs.

Para ir oscureciendo sanamente el tono de la piel, se puede recurrir a la aplicación de productos autobronceantes formulados con DHA.

Para un bronceado paulatino, existen autobronceantes en crema o loción que se aplican en casa durante cierta cantidad de días. Hasta lograr el tono deseado y luego se mantiene, aplicando el mismo producto por ejemplo. Día por medio o cada 2 días.

Para un bronceado rápido y parejo, se puede recurrir a las sesiones de bronceado sin sol por medio de pincel de aire. Las cuales se realizan en centros especializados. En una sola sesión se obtiene el tono deseado y se renueva cada 7 días.

Fuente: www.conniemoreno.com.ar

Compartir

Dejar respuesta

*