extensiones caida del cabelloNaomi Campbell es una de las modelos más importantes y reconocida como belleza inclaudicable del mundo. Sin embargo, y lejos de los flashes de las ilustres y elegantes pasarelas, fue hace muy poco fotografiada en Ibiza. Allí quedaron al descubierto sus increíbles ‘entradas’ en la cabeza. Sí, como leés: lisa y llanamente “su calvicie”, algo que le ha sucedido, al parecer, por el continuo uso de extensiones (al igual que lo hacen otras celebridades).

Alopecia, calvicie, caída del cabello… ¿Se trata acaso de demonizar lo que puedas hacer en pelo para que verte como una diosa? ¡Para nada! pero, como en todas las cosas, se trata de una cuestión de “balance”, “equilibrio” y “cuidado saludable”.
Todos sabemos que los extremos son malos y, en el caso de que te guste tener una súper cabellera, el uso continuo de extensiones puede crearte problemas.

Y es que los años de excesiva dependencia de ese aditamento estético para el pelo (que lo hace más largo, frondoso y con mayor volumen) terminan pasando factura.

Pero a no desesperar, hablamos de la “continuidad” de su uso, de manera ininterrumpida; no esporádica.
Antes que nada, y para ser claros con el término, las extensiones son grupos de cabellos postizos, ya sean naturales o sintéticos, que mediante diferentes técnicas se unen al propio para conseguir diferentes efectos.

Normalmente se utilizan las extensiones de cabello para conseguir más volumen en aquellas personas que poseen el pelo fino; también para dar más longitud en melenas cortas, o cubrir zonas con poco cabello.

Hasta allí la definición. Pero: ¿qué sucede desde el punto de vista médico, en el cuero cabelludo, cuando se aplican?
De acuerdo a la dermatóloga y especialista en piel, Elsa Yáñez “el uso constante de extensiones genera inevitablemente alopecia; es decir: pérdida de cabello. Hay que entender que se produce una caída por tracción del folículo piloso. La alopecia por tracción se produce cuando las extensiones tiran tanto y de manera ininterrumpida del pelo natural, que lo rompen”.

Por lo general afecta a la línea del cabello justo encima de la frente (es el caso de Campbell), o los costados, donde el pelo es más débil. El crecimiento puede tomar entre tres meses a un año para que el cabello vuelva a crecer.
Si a esto le sumamos factores que, desde la historia clínica del paciente, predisponen a la aparición de alopecia, el resultado no es alentador.

La caída del cabello en la mujer puede darse por varios factores que el profesional, por medio de la revisación médica y estudios, debe determinar: “Hay que saber si la pérdida de cabello se da por anemia, por la entrada a la menopausia de la mujer, hipotiroidismo y hasta estrés, entre otros factores, ya que la piel es una extensión del sistema nervioso. Desde allí, y con un diagnóstico de la causa de la caída del pelo, existen tratamientos de acuerdo a la causa con aminoácidos esenciales (parte activa de la proteína) que se ingieren por medio de una buena alimentación, y medicamentos, así como el cuidado con productos cosméticos para el pelo”, precisó Yáñez.

¡Pero, cuidado!: no se trata de caer en determinismos. La profesional enfatiza: “Si las extensiones se usan de manera ocasional, para circunstancias en que la mujer desea verse bella, esto no significa que tendrá alopecia por usarlas. Sostengo que no son buenas para el uso permanente, constante y sin pausa; y no para poder lucirlas en determinados momentos, de manera esporádica”.
Para nada contrapuestos son los criterios desde el área de la peluquería, que en general no desconoce que, “equilibrio” es la palabra adecuada.

Según el estilista Marcos Tapia: “La mujer debe entender que todos los excesos son malos. Las extensiones, de acuerdo al tipo y caso, de manera continua en el tiempo y sin un control, pueden hacer que el cabello se debilite por el peso que genera en el folículo, que tira y tracciona. Por ello es tan importante que la clienta acuda al denominado ‘service de extensiones’, ya que al crecer el cabello natural, las extensiones caen sin forma, con más peso y el consecuente ‘tirón que genera’. Lo ideal es hacer el control cada cuatro meses como máximo, en donde se sacan las extensiones y se las coloca más arriba de lo que estaban, ya que el cabello natural creció”.

Este tipo de aplicaciones tienen muchas formas de tomarse al cabello: “Se pueden prender con keratina, acrílico, micro-rings (que son anillos de metal enfundados en goma), extensiones cosidas con elástico (pelo por pelo), o cortinas cosidas sobre micro-trenzas cocidas”, detalló Tapia.

Sin embargo, si hablamos de apliques de cabello extra en nuestra cabecita, hay más para decir. Existen desde pelucas y medias pelucas (como las que usa Moria Casán), hasta casquetes que se colocan como flequillos tupidos desde la frente tirando hacia atrás el flequillo o jopo natural, como en el caso de Naomi Campbell (que hace uso y abuso de esta alternativa entre otras tantas).

“El exceso y uso reiterativo y sin descanso durante mucho tiempo, ni control, sumado a la falta de cuidado, hace que las extensiones puedan generar la caída del cabello. Se trata de ser equilibrados en su uso y acudir a un profesional que controle su mantenimiento. De todas maneras, la temporada marca que su uso ha dejado paso a cortes naturales con medias melenas intermedias, o cabello muy corto. Una manera de descansar un poco de las extensiones”, concluyó el estilista.

 

Extraido de Estética & Negocios

Compartir

1 Comentario

  1. queria saber sobre el sistema de recuperacion capilar,donde te ponen una especie de extencion que no se ve,ni se nota.queria saber si lo tienen.gracias

Dejar respuesta

*