Si bien la promoción de la belleza es “moda”, especialistas advierten acerca de la importancia de incitar a una belleza natural. Un tratamiento permite liberar grasas que son procesadas por el organismo a través de un proceso metabólico y fisiológico.

Terapias como la ultracavitación se trata de un tratamiento ultrasonido, que produce efecto de “cavitación”: un fenómeno físico que provoca la creación repetida de micro burbujas de vacío de gran tamaño, lo que conlleva la rotura de las membranas celulares de los adipositos -células grasas- permitiendo la liberación del contenido de los mismos -triglicéridos y otras sustancias- pero protegiendo a las células fibrosas musculares.

 

¿Cuál es el concepto de la ultracavitación?

 

Estas grasas liberadas son procesadas por el organismo a través de un proceso metabólico y fisiológico natural, y luego, el proceso de sus desechos derivados, serán evacuados por vías linfáticas – venosas y eliminados finalmente con la orina.

 

Este tratamiento es el único que consigue eliminar grasa a nivel celular de forma práctica y segura, evitando su reproducción inmediata. La grasa se elimina fácilmente mediante el sistema linfático y luego sus desechos por orina. Este método también combinado con radiofrecuencia garantiza un tratamiento sumamente efectivo mejorando y recuperando el aspecto de la piel en la zona tratada.

 

¿Por qué se recomienda este tratamiento?

 

La ultracavitación se trata de un procedimiento no invasivo, indoloro, y no requiere anestesia. La persona no sufrirá  hematomas, y puede continuar con sus actividades de manera normal sin tiene efectos secundarios. El equipo de última generación utilizado es capaz de garantizar resultados para modelar la figura y eliminar la celulitis de manera segura, eficaz y duradera; en condiciones adecuadas y controladas.

 

¿Cómo funciona la ultracavitación?

 

Se trabaja sobre el espesor del pliegue graso aplicando siempre el ultrasonido en forma transversal no más de 20 minutos por zona, en lugares donde exista adiposidad localizada y celulitis compacta (abdomen, flancos, muslos, pantalón de montar). Luego de su aplicación es importante realizar un drenaje linfático, para drenar toda la adiposidad que movilizamos. También es importante que el paciente beba abundante agua antes y después de cada sesión (entre 1.5 y 2 litros diarios como mínimo) y realice algún tipo de actividad aeróbica. Ambos recursos favorecen los efectos del tratamiento y la eliminación de los desechos.

 

¿Qué variables adicionales hay que tener en cuenta?

 

Si bien la eficacia del tratamiento está ampliamente demostrada, se aconseja que siempre se acompañe de alimentación balanceada y sostenida y actividad física regular, durante y después de todo el proceso, para lograr la máxima efectividad. También se recomienda que el protocolo incluya al menos un control médico inicial, para asegurar las condiciones del paciente.

 

¿Existen contraindicaciones?

 

Es importante no perder de vista que existen ciertas circunstancias en donde se encuentra contraindicado. No pueden realizarlo mujeres embarazadas o con lactancia, personas que tengan alguna prótesis en la zona a tratar, con epilepsia, marcapasos, obesidad generalizada marcada, hígado graso, trastornos lipídicos (principalmente con elevaciones de triglicéridos o colesterol), o que posean alguna infección o cáncer no controladas.

 

Por: Lilian González, esteticista (MP 19.602) de La Posada del Qenti
Fuente: http://saludable.infobae.com

Compartir

Dejar respuesta

*