Clases de arrugas

Porqué se forman las arrugas?

La piel como todos los órganos envejece con el paso del tiempo, las células se dividen más lentamente, disminuye en número y se atrofian. El espesor de la epidermis disminuye así como las fibras de elastina, colágeno y células grasas. La piel pierde elasticidad, reduce su capacidad de retención de agua, y las glándulas sebáceas y sudoríparas se atrofian. Disminuye su capacidad de reparación y el manto hidrolipídico protector de la piel, volviéndose seca, sensible y escamosa.

Paralelamente, debido a las mas de 15000 microcontracciones faciales que realizamos cotidianamente y a la fuerza de gravedad, la piel forma desde finas arrugas hasta surcos, dando lugar a las líneas propias de expresión en la frente, entrecejo y alrededor de los ojos y boca, así como a la aparición de flacidez y caída de los parpados.

Aunado a estos efectos generados por el proceso de cronoejecimiento intrínseco, inherente al paso del tiempo dirigido por patrones genéticos, también existen factores extrínsecos ambientales que contribuyen en la senescencia cutánea como son el viento, frío, contaminación ambiental o tabaquismo, pero muy especialmente, la exposición crónica a la radiación ultravioleta. Es así como el término de fotoenvejecimiento, se refiere al envejecimiento prematuro de la piel causado por la exposición a la radiación ultravioleta y aunque puede afectar a todos los grupo étnicos, las personas de piel clara, ojos azules verdes o grises, cabello rubio o rojizo son más susceptibles que las personas de piel y ojos oscuros.

La piel fotoenvejecida se caracteriza por la aparición de arrugas superficiales a profundas y surcos, perdida de elasticidad, hiperplasia sebácea y alteraciones en la pigmentación y la vascularización. Pueden aparecer también lesiones tumorales benignas, premalignas y malignas. Histológicamente se manifiesta por engrosamiento del estrato corneo y especialmente por alteraciones a nivel del tejido conectivo de la dermis, con alteración de los glicosaminoglicanos y las proteínas de colágeno y elastina. La radiación UV disminuye la síntesis de colágeno y aumenta la actividad de las enzimas metaloproteinasas responsables de su degradación. Las fibras de colágeno se desorganizan y se vuelven más gruesas, apareciendo elastosis debido al masivo acumulo dérmico de fibras alteradas de elastina.

La etiología del fotoenvejecimiento parece estar vinculada a la radiación UVA, que al tener un mayor poder de penetración llega a la dermis, donde promueve la formación de especies reactivas de oxigeno, que pueden a la vez ocasionar alteraciones en el ADN y activar a las enzimas metaloproteinasas.

El tratamiento de las arrugas y el resultado de este depende de la severidad del cuadro a tratar, de acuerdo a la clasificación de Glogaw, los pacientes ideales para tratar con procedimientos no quirúrgicos se ubican en los tipos I, II y III, en el tipo IV los resultados pueden no ser los esperados, pero se pueden complementar con procedimientos quirúrgicos mientras que en el tipo mas avanzado, que es el Glogaw V, el tratamiento más efectivo es prácticamente quirúrgico complementado con protocolos de medicina estética.

Básicamente el tratamiento para todos los casos de arrugas debe de iniciar con una historia clínica completa y detallada con un diagnostico medico preciso para detectar las lesiones a tratar y explicar a los pacientes las características de estas y los procedimientos a seguir, además de hacer notar cuales son los posibles resultados y complicaciones de protocolos médicos sin prometer mas de lo esperado y evitar frustración y desilusión de los pacientes.

El tratamiento en sí consiste en detener la progresión del fotoenvejecimiento y revertir las lesiones que implican y conforman el fotoenvejecimiento, y retardar los signos del envejecimiento cronológico genético en lo posible. Es importante hacerle ver al paciente la importancia que tiene el ser constante en los tratamientos para obtener mejores resultados, ya que éstos no dependen exclusivamente del tratamiento médico en consultorio, sino también de los cuidados y mantenimiento en casa.

En la actualidad para tratar las arrugas contamos con varias herramientas útiles, las cuales combinadas de la mejor manera nos pueden ayudar a optimizar los resultados. Después de la evaluación inicial del paciente, que es el primer contacto con el médico, durante la cual además, se puede aprovechar para hidratar la piel, mediante un protocolo de hidratación facial profunda con la aplicación de algún suero hidratante de algas marinas con colágeno y elastina, ayudándonos con galvánica o velo universal para facilitar la penetración; y explicar la técnica para utilizar todos los productos, y así minimizar los efectos adversos. Se inicia con un mantenimiento básico que incluya: productos de limpieza, desde desmaquillantes adecuados y jabones suaves, no alcalinos y que no resequen excesivamente la piel, como los jabones sintéticos; exfoliantes, los cuales deben de ser suaves pero efectivos para eliminar las capas superficiales de la piel y permitir la penetración de otros productos; productos hidratantes, los cuales tengan la capacidad de penetrar a la dermis y reponer el agua que se va perdiendo; retinoides o alfa-hidroxiacidos, los cuales se pueden considerar como la base del tratamiento, los retinoides son derivados de la vitamina A, también denominada retinol, la aplicación tópica de ésta o de su derivado retinaldehido corrigen algunos de los fenómenos asociados al fotoenvejecimiento de la piel, como la aspereza, arrugas y la hiperpigmentación. En las primeras semanas de tratamiento, la piel se vuelve más suave debido a cambios epidérmicos donde hay una proliferación de los queratinocitos básales, y aumento d la hidratación epidérmica secundaria al depósito de acido hialurónico, que es un glicosaminoglicano con gran capacidad humectante, además el estrato corneo se compacta, aunado a estos cambios a nivel de la dermis se evita la degradación del colágeno y se aumenta su síntesis; los alfa-hidroxiacidos, son ácidos orgánicos débiles que están presentes de manera natural en manzanas y peras ( acido málico), limones y naranjas ( acido cítrico), uvas ( acido tartárico), caña de azúcar (acido glicólico) y en la leche agria (ácido láctico). De los cuales los más usados son los ácidos láctico y glicólico, estos actúan como exfoliantes químicos. Los alfa-hidroxiacidos tienden a reestructurar el estrato corneo, reducen la arrugas finas, disminuyen las manchas de la piel y otros signos de la piel envejecida. Facilitan la eliminación de las células muertas superficiales del estrato corneo y estimulan en consecuencia el crecimiento de las células de las capas inferiores, también incrementan la síntesis de glicosamioglicanos, colágeno y elastina.

Debido a que con la aparición de arrugas también se presentan zonas con hiperpigmentacion, son útiles también agentes despigmentantes, como la hidroquinona, acido azelaico o acido Kojico, los cuales inhiben la melanogenesis, reduciendo gradualmente las hiperpigmentaciones. Es de suma importancia mencionar la necesidad de proteger a la piel de la radiación UVA, mediante algún producto fotoprotector, el cual se debe determinar de acuerdo a las características de cada paciente, recordando siempre la necesidad de reaplicaciones frecuentes durante el día; además está indicado utilizar agentes con propiedades antioxidantes como la vitamina C, para eliminar los radicales libres que se forman en la piel, esto se puede conseguir también con una dieta rica en frutas y verduras o por medio de algún suplemento alimenticio especial, para la piel.

También es necesario realizar algunas modificaciones en los hábitos de los pacientes, como: tomar abundante agua durante el día, hacer ejercicio, evitar comidas enlatadas o con conservadores, así como evitar tabaquismo y alcoholismo y exposición solar prolongada, principalmente durante las 12:00 a las 14:00. En el consultorio se deben programar sesiones semanales o quincenales hasta obtener los resultados esperados y después mensuales de mantenimiento, para realizar protocolos hidratantes, nutritivos, antioxidantes despigmentantes, exfoliaciones mecánicas o químicas (peelings), físicas (microdermoabrasión con puntas de diamante), las cuales son de suma importancia porque además d eliminar capas de células muertas, estimulan la regeneración de estas, obteniendo mejores resultados. Los protocolos en consultorio deben de ser flexibles para las necesidades de cada paciente.

Con lo mencionado hasta estas líneas pueden obtenerse resultados satisfactorios, sin embargo para las arrugas más profundas es necesario la aplicación de toxina botulínica para relajar la musculatura facial, mediante denervación química temporal en la unión neuromuscular sin producir ninguna lesión física de las estructuras nerviosas; la cual se debe repetir, en promedio cada cinco meses durante los primeros 2 años y posteriormente se puede retardar la aplicación dependiendo de la capacidad de las terminaciones nerviosas desnervadas para formar nuevas terminaciones nerviosas a partir de los axones próximos y de la arborización axónica de la misma placa motora, denominadas brotes periféricos; para fines estéticos se puede aplicar toxina botulínica en toda la cara, la cual se divide en tercios, siendo el tercio superior el sitio más común, ya que se aplica en frente, entrecejo y patas de gallo, donde se observan las arrugas y líneas de expresión más comunes. La aplicación de toxina botulínica debe de ser realizada por médicos capacitados para evitar complicaciones, mediante adecuadas técnicas de asepsia y antisepsia, recordando siempre la posible aparición de hematomas, por lo que se debe indagar sobre eventos próximos de los paciente para así poder contar con 2 semanas mínimo entre la aplicación y el evento, además la persona que aplique la toxina botulínica debe manejar correctamente las diluciones de todas las marcas, mencionando antes y después de los cuidados a seguir, como evitar tomar acido acetilsalicílico desde un día antes, no recostarse durante las 4 horas siguientes a la aplicación, evitar ejercicio los siguientes dos días, exposición solar, vapores, evitar tocarse y masajear la zona y además se debe comentar al paciente que reporte cualquier malestar y que el efecto de la toxina puede iniciar hasta en 72 horas y que el efecto máximo se observa a los 10 días.

Actualmente se puede reforzar el tratamiento antes mencionado con la aplicación de implantes o rellenos, que son sustancias naturales, como grasa o colágeno; o sintéticas biodegradables de 10 12 meses de duración, a base de acido hialurónico, como la conocida marca Restylane, o implantes permanentes; los implantes o rellenos biodegradables deben ser aplicados por médicos capacitados que dominen la técnica de aplicación para evitar complicaciones, ya que se aplican mediante una técnica adecuada de asepsia y antisepsia y bajo anestesia local de las terminaciones nerviosas de la zona a tratar. Antes de aplicar algún relleno se debe valorar cuidadosamente al paciente, para escuchar lo que desea, analizar su rostro y ofrecer realmente lo que le puede ayudar a mejorar su imagen sin distorsionar o alterar esta.

Como complemento de lo ya mencionado o de manera alterna nos podemos apoyar en el tratamiento de las arrugas o en el rejuvenecimiento facial en la mesoterapia facial con acido hialurónico, el cual es un biopolímero de tipo polisacárido, lineal, hidrosoluble. El cual en la piel participa en la hidratación y en el mantenimiento de la elasticidad tisular de la dermis y epidermis. Actúa como reservorio de agua, lubricante y estimula diversos mecanismos defensivos dérmicos, por lo que se utiliza en la hidratación de la piel y como corrector de los signos de envejecimiento intrínseco y extrínseco; otro producto utilizado en la mesoterapia es el NCTC 109 y el NCTF 135 con acido hialurónico.

Además de lo mencionado contamos con otros medios para combatir el envejecimiento como el láser, biocatalizadores, luz intensa pulsada y la radiofrecuencia; los cuales durante las primeras sesiones contraen el colágeno existente en la piel y posteriormente estimulan su producción, con lo que las arrugas se van atenuando significativamente. En los pacientes con Glogaw IV y V, mejora considerablemente el aspecto y características de la piel, sin embargo son candidatos para procedimientos quirúrgicos como el lifting facial o ritidectomía y la blefaroplastia, sin dejar a un lado los hilos, que como su nombre los dice son hilos, los cuales cuentan con un mecanismo de anclaje que se introducen bajo la piel para proporcionar el soporte ya perdido de los tejidos, por el envejecimiento.

Para el tratamiento adecuado de las arrugas no hay fórmula mágica única que por sí sola de los mejores resultados, solo una combinación de los productos y las terapéuticas mencionadas en las manos de un médico capacitado pueden atenuar, disminuir y eliminarlas. Ningún efecto rejuvenecedor duradero se consigue en una sola sesión o de la noche a la mañana, el tiempo para apreciar los verdaderos efectos depende de cada paciente, de su constancia y apego al tratamiento, así como de la combinación de técnicas y productos indicados; y no basta con obtener los resultados que se están buscando desde el inicio, es necesario un tratamiento de seguimiento y mantenimiento permanente.

Por Dr. Rodrigo Filiberto Hernandez Cruz

Extraido de: http://www.macroestetica.com

Recomendamos leer: QUÉ TIPO DE PIEL ES MÁS PROPENSO A DESARROLLAR ARRUGAS

Compartir

Dejar respuesta

*