INDICACIONES

Es un procedimiento no invasivo, en el que se utiliza Luz Intensa Pulsada y/o Láser, para eliminar lesiones vasculares benignas, como manchas en vino de oporto, rosácea, hemangiomas rojos, rosados o azulados, varicosidades en las piernas o simplemente pequeñas arañas vasculares en la cara u otras partes del cuerpo.

 

MÉTODO

Debe realizarse una evaluación clínica pormenorizada con la metodología apropiada (luz de Wood, luz polarizada, transiluminación, Doppler, Eco-Doppler, etc.), para lograr un diagnóstico correcto de la lesión. Ello va a permitir establecer el protocolo terapéutico más adecuado a cada paciente.
Los equipos suministran una energía que atraviesa la superficie cutánea sin dañarla, y que se transforma en un aumento de temperatura selectivo en torno al color rojo-azulado de la hemoglobina de la sangre, por el que ese tipo concreto de energía tiene “apetencia”. Por efecto térmico se produce la lesión y esclerosis (= fibrosis) de la lesión vascular tratada.
Dependiendo de la lesión a tratar y de su extensión, habrán de realizarse el número de sesiones necesarias para conseguir un resultado satisfactorio; el intérvalo entre sesiones debe ser al menos de un mes. En el caso de las varices de las piernas la fotoesclerosis debe combinarse con la esclerosis química; en algunos casos, cabe el recurso a un tratamiento invasivo previo: cirugía, flebectomía, láser endovascular, etc.
En los periodos intermedios, entre sesiones, se realiza un tratamiento tópico con objeto de evitar complicaciones como, por ejemplo, pigmentaciones residuales.

Fotoesclerosis vascular

DURACIÓN DEL TRATAMIENTO

 

Depende del o de las lesiones vasculares que se estén tratando, y también de la tecnología (equipo y/o modo de empleo) que se esté utilizando.
Una sesión puede durar desde pocos minutos a más de una hora.

 

INCONVENIENTES

 

El tratamiento conlleva una sensación dolorosa mínima, perfectamente tolerable por la mayor parte de pacientes. En zonas muy delicadas o en pacientes sensibles cabe el recurso a la anestesia tópica (en forma de crema o solución), que deberá aplicarse al menos 30-60 minutos antes de la sesión.
Después de cada tratamiento puede presentarse un cierto enrojecimiento y algo de inflamación locales que desaparece a los pocos días. En ocasiones, y en pieles muy sensibles, puede aparecer alguna ampolla o cambio de color en la piel.
Estos efectos secundarios son normalmente transitorios.
Siempre habrá que limitar la exposición solar. Por esto y por otros motivos, este tipo de tratamiento no es conveniente realizarlo en época estival.
El resultado definitivo debe evaluarse transcurridos 40-50 días desde la última sesión.

 

COMENTARIO

 

La fotoesclerosis constituye un gran avance en el tratamiento de las lesiones vasculares, resolviéndolas de una forma rápida, segura y eficaz, sin incisiones, ni pinchazos, y normalmente sin efectos adversos.
Incluso, si procede, pueden tratarse lesiones vasculares que aparecen durante la infancia.

 

Fuente: Sociedad Española de Médicina y Cirugía Cosmética
SEMCC

 

Compartir

Dejar respuesta

*