Es bastante frecuente recibir en nuestra consulta pacientes que presentan:  LIPODISTROFIA DE MUSLOS, es decir  distribución anómala de piel y grasa en la cara interna y externa de los muslos.  El efecto de la gravedad del que no estamos exentos hace que también la piel de la región interna a pesar de tener   gran capacidad de retracción tienda  a plegarse y caer y si a esto le sumamos el exceso de grasa depositado como contenido hace que la situación de las llamadas entrepiernas se vuelva más compleja y tal cual como sucede con el abdomen péndulo permitirá que se acumulen  secreciones corporales que servirán a su vez de caldo de cultivo para  la colonización en principio de bacterias y hongos.

Ahora bien, qué hacer para solucionar esta patología?

Existen dos técnicas que nos pueden permitir solucionarla:

1. La aspiración intermedia mínima superficial para disminuir únicamente el volumen en el caso de pacientes jóvenes y que presenten poca piel redundante y si la tuvieran lo aconsejable sería esperar a realizar un tratamiento quirúrgico radical en un segundo tiempo a considerar la evolución.   En el postoperatorio se aconseja continuar con tratamientos cosmiátricos tales como:   DLM (Drenaje linfático manual) y  ultrasonido que permitirán resolver depresiones e irregularidades  y  posteriormente encaminar el objetivo terapéutico a que el continente en este caso la piel se retraiga y el tejido muscular se refuerce mediante  sesiones de electroestimulación y ejercicio físico de mantenimiento.

2.  LIFTING DE MUSLOS:  Es una técnica quirúrgica que consiste en retirar sobretodo piel y grasa añadida de la cara antero-interna de los muslos,  pues de igual manera que sucede con el abdomen péndulo esta piel continente luego del exagerado estiramiento sufrido para albergar  tejido graso no sufrirá retracción con ningún otro procedimiento estético no quirúrgico llámese:  ID (Intradermoterapia/Mesoterapia virtual o inyectable),  Carboxiterapia y otros de menor repercusión demostrable;  que no sea el quirúrgico.  Antes de  la cirugía habrá que realizar un prolijo examen diagnóstico que será la base para el diseño de las incisiones que dejarán  indiscutiblemente secuelas cicatriciales que el paciente deberá asumir previamente  y no sorprenderse luego.

Personalmente realizamos la incisión dependiendo del caso, por encima o coincidiendo con el surco  inguinal dependiendo de la cantidad de piel y tejido graso a resecar y de igual manera es muy importante considerar la dirección que la incisión tendrá pues si ésta será vertical u oblicua tomando en cuenta como factor agravante la tensión hacia abajo que posteriormente sufrirá.   El anclaje del colgajo de avance inferior a la fascia muscular servirá de soporte para que en un futuro la estructura anatómica resultante no sufra una relajación inestética.  Consideramos mandatario el uso de drenes aspiratorios por 8-10 días, vendaje elasto-compresivo con bandas de Tensoplast que permitan asegurar una redistribución cutánea hacia arriba siguiendo las líneas de Langer  también llamadas Líneas de tensión cutánea relajada (LTR) (Líneas direccionales de la piel).   De igual manera que con la Lipoaspiración se aconseja en el postoperatorio llevar a cabo sesiones de DLM , ultrasonido, aplicación de gel con heparinoides o que contengan Vit. K1,  y electroestimulación.   El uso de la faja deberá continuar durante los tres primeros meses.

El   LIFTING DE MUSLOS se asocia además a menudo de aspiración de la región antero-externa y posterior que se realiza de preferencia antes de la escisión de la piel pues para el primer procedimiento se requiere movilizar al paciente en diferentes posiciones.

Una  patología sobreañadida a la Lipodistrofia de muslos   es  la   Paniculopatía edematofibroesclerosa;  conocida erróneamente como Celulitis y que consiste en trastornos microcirculatorios (Déficit microcirculatorio) que terminan afectando al tejido adiposo con la formación en principio de micromódulos y macronódulos identificados por la palpación.  Existen a la vez una serie de alternativas quirúrgicas y/o no quirúrgicas  para el tratamiento o dicho de mejor manera la mejoría clínica ya que esta Hidrolipodistrofia (HLD)  es una enfermedad crónica en vista de que la “comunidad de adipocitos celulíticos” no varían y en cualquier momento pueden manifestarse en forma inestética a través de la piel:  “Piel de naranja”.

Dra. Priscila Alcocer
Link: http://www.medicosecuador.com/espanol/articulos/539.htm

Compartir

Dejar respuesta

*