Maquillaje de Belleza

Los historiadores ya, hace varios años, han descubierto que el pintarse la piel es algo aplicado por el hombre desde las épocas más remotas. Muchas tribus, utilizaban e incluso todavía utilizan el maquillaje para camuflarse con su medio ambiente.
Los egipcios realizaban sus cosméticos con minerales, plantas, entre otros elementos de la naturaleza. A fin de utilizarlos para embellecer sus rostros y cuerpo.
Los árabes se maquillaban sus ojos a fin de protegerlos del clima desértico que caracteriza su territorio.
Hasta hace muy poco tiempo los maquilladores utilizábamos las técnicas de maquillaje de belleza para “corregir” visualmente los “defectos” o “imperfecciones” que el rostro humano naturalmente presenta. Llevando ópticamente por medio de luces y sombras al esteriotipo de rostro que la tendencia mostraba como “ideal”. Hasta hace muy poco tiempo, se consideraba “ideal” la forma de rostro ovalada, la nariz fina y respingada, los ojos almendrados.

Hoy, año 2007. Esta tendencia está cambiando. El objetivo no se basa tanto en corregir para llevar la imagen del rostro a un estereotipo, sino más bien, destacar las facciones y rasgos que resalten la belleza natural de esa persona. Haciendo que el maquillaje se vea lo más natural, armónico e imperceptible posible. Pero fundamentalmente que la persona se sienta particularmente bella y segura.

 

Está demostrado que el hecho de mirarse al espejo y sentirse a gusto con lo que este refleja, mejora considerablemente la autoestima, la seguridad de una persona. En caso de enfermedades como el cáncer, en la cual algunos tipos de tratamientos utilizados para combatirlo, deterioran temporalmente la imagen de una persona. Me animo a decir que el correcto uso del maquillaje actúa hasta de modo terapéutico.

 

Connie Moreno
Cosmiatra – Maquilladora

 

Compartir

Dejar respuesta

*