diagnóstico de celulitis

Muchas consultas se relacionan con el interrogante sobre si el incremento o inicio de la actividad física coincide con un aumento o aparición de la celulitis. La pregunta es ¿por qué? Veamos primero qué es la celulitis y cuál es la relación:

La comúnmente llamada celulitis es una entidad nosológica, cuyo proceso de instalación le atribuye su nombre científico: P.E.F.E.
Estas siglas significan: Paniculopatía, Edemato, Fibro, Esclerosante. Por lo tanto se deduce que es una afección del panículo adiposo de origen circulatorio.

 ¿Por qué no todas las personas lo sufren? 

Esta afección tiene diversas teorías para su instalación, por ello no todas las personas están sujetas a padecerla:
* Ligada al sexo: femenino generalmente
* Factores primarios: genéticos
* Factores secundarios: hormonales (menarca, embarazo, menopausia)
* Factores terciarios (hábitos higiénicos alimenticios, sedentarismo, etc)

Pese a esto, sólo si se encuentran presentes los factores primarios y secundarios, los terciarios llamados desencadenantes pueden actuar, a los que hay que sumar una actividad física inadecuada.

La microangiopatía, como la describió el Dr. Curri, cursa con una serie de trastornos fisiológicos hasta su instalación antiestética:

* Aumento de la permeabilidad de la pared capilar.
* Disminución del drenaje linfático.
* Alteración de los fibroblastos.
* Alteración de los adipocitos.
* Aumento de número y tamaño de lóbulos adipocitarios.

 

Si bien todas tienen un curso crónico, de no mediar un tratamiento, se reconocen distintas formas: 

* Compacta: temprana edad, sin cambios ortostáticos y con dolor a la presión.
* Edematosa: mediana edad, patología veno linfática asociada y dolor espontáneo.
* Mixta: diferentes proporciones constitucionales de las formas anteriores.
* Blanda = falsa celulitis: se trata de una flaccidez músculo cutánea.

En todas y cada una de las formas se reconocen distintos estadios, que coinciden en el inicio con el déficit circulatorio, en especial del sistema de drenaje, por lo cual la actividad física debe tener en cuenta estos aspectos.
Según la ley de los capilares, a mayor actividad intersticial, mayor actividad linfática (drenaje) y a mayor presión intersticial, menor actividad linfática. Sobre esta base, se deben reconocer como responsables de la aparición o aumento de la celulitis a actividades tales como correr grandes distancias sin drenaje posterior, varios ejercicios de musculación que son indicados indiscriminadamente en el gimnasio, etc.

En resumen: cualquier actividad física que aumente la carga cinética provoca una disminución del sistema de drenaje, esto favorece la instalación de un edema que afecta al adipocito y al fibroblasto que comienza a producir colágeno, elastina y mucopolisacáridos de baja calidad y gran cantidad que terminan por empastar la zona donde se encuentra la grasa de reserva de los miembros inferiores, que trabajan contra la gravedad, y hacen más evidente la CELULITIS.

Ésta es la explicación para aquellos pacientes que, pese al esfuerzo y la dedicación de salir a trotar todos los días, comenzaron a ver que la CELULITIS, lejos de irse, comienza a manifestarse con mayor fuerza. Lo mismo sucede con quienes tuvieron la mala suerte de ir al gimnasio y le confeccionaron un plan de trabajo estándar, no personalizado, como habitualmente se hace en estos centros de acondicionamiento físico.

Por último, debemos recordar que no existe la pastilla, ni inyección, ni un tratamiento único y universal para esta afección. La solución se encuentra en manos de profesionales debidamente formados.

En la actualidad existen distintas terapias: 

* Tratamiento médico clínico
* Tratamiento médico quirúrgico
* Tratamiento fisiokinésico
* Tratamiento cosmecéutico
Vale la pena mencionar que esta es una afección estética hoy, que obedece a una moda y estándares de vida y que años atrás, estos excedentes de tejido adiposo demostraban poder, salud y belleza, como está manifiesto en Las Tres Gracias, de Peter Paul Rubens.

(*) Autor:
Claudio Carrizo (Costa Rica)
Lic. Kinesiología y Fisioterapia – PhD. Medicina Estética

 

Compartir

1 Comentario

  1. Para corregir el anterior comentario de Susi, decir que spinning es una marca. A lo que se refiere es al ciclo indoor y si que ciertamente es muy bueno para la celulitis, a mí me ha venido genial. Muy bien por la noticia, me ha gustado mucho y a Susi por éste ejemplo.

    Saludos chicas!

  2. Muy buen artículo, yo quería recomendaros también la bicicleta de spinning, ya que va muy bien para la celulitis. En nuestro centro, es de lo que más hacemos y todas estamos muy contentas. Si tenéis alguna duda, os comento lo que necesitéis ya que soy bastante experta en el tema.
    Saludos chicas!

Dejar respuesta

*