Un tratamiento completo de manicura correcto, siguiendo los sucesivos pasos ayudará a mantener cuidadas las uñas y completar el aspecto general de cada persona. Comprende varios y diferentes preparados cosméticos relacionados con la limpieza, preparación y decoración.

No es necesario que las uñas sean largas, súper coloreadas y maravillosas, es suficiente con que estén bien cuidadas para completar la apariencia general. Fácil de realizar, una manicura completa resulta atractiva para una misma y para los demás. Además de desarrollar una función protectora, las uñas representan el espejo infalible e inconfundible de nuestro estado de salud, del cuidado personal y de nuestra personalidad. Por ello en la mayoría de los casos, durante las entrevistas para un trabajo, las manos son muy observadas. Las uñas mordidas, las manicuras arcaicas denotan abandono y dejadez y provocan rechazo.

Las uñas son la tarjeta de visita de nuestras manos y con una hora semanal dedicada a sus cuidados, pueden evitarse situaciones incómodas. Si se las cuida bien, crecen sanas, fuertes y bonitas; y con el tiempo se vuelven largas y duras.  Recomendamos esta manicura completa cada 15 días para uñas frágiles y quebradizas y cada 20-30 días para uña sanas, dejando respirar las uñas una semana entre manicura y manicura, de esta forma se proporcionará una vigilancia adecuada de las uñas permitiendo revelar y corregir deformidades, mejorar su apariencia y sobre todo évitar los abusos de los esmaltes.  No es necesario realizar siempre una manicura completa: aprendida la técnica para tratar uñas y cutículas, bastarán diez minutos para tenerlas en orden, siempre que se utilice a menudo un buen revitalizador de uñas y se dé un repaso a las cutículas.

Un cuidado regular hace milagros hasta con las uñas más destrozadas. Las uñas descuidadas son sinónimo de abandono, es bueno, por tanto, tener siempre a mano lo necesario para su limpieza. No se debe nunca remover la suciedad acumulada bajo las uñas con las tijeras o la punta de una lima metálica para no dañar el lecho de la uña. ​Sug​ergir bien los dedos en agua caliente con jabón y frotarlos con un cepillito. Para eliminar la suciedad más resistente, masajear la punta de los dedos con limón y aceite de oliva.
La utilización prolongada de guantes protectores de plástico a la hora de realizar tareas domésticas o de trabajo, puede ser a veces peligrosa por la humidificación vinculada a la impermeabilidad del plástico, aunque no se tenga alergias a ese tipo de guantes. Elegir siempre guantes de buena calidad y no demasiado ajustados, pero con una talla un poco superior a la medida de vuestros manos para dejar pasar el aire y evitar la transpiración excesiva.
Las uñas postizas de todo tipo pueden brindar un hábitat ideal para agentes infecciosos, por eso hay que insistir sobre la importancia de seguir una adecuada y estricta higiene de estas uñas artificiales y confiar su colocación a un buen profesional. Para las personas que por su ocupación tienen las manos a menudo en contacto con trabajos húmedos, y puedan tener más probabilidades de contagio con hongos. Cómo prevención, aconsejamos un remedio eficaz para evitar la proliferación de estos hongos y bacterias y evitar que se extiendan a otras uñas. Consiste en rallar un diente de ajo en dos cucharadas de zumo de limón. Mediante un algodón empapado con la mezcla, mojar las uñas y dejar que se vaya secando.  Atención Este remedio casero no tendrá ningún efecto de curación si las uñas han sido ya infectadas. Consulte con su médico para un tratamiento apropiado. Leer también nuestros artículos para las personas que sufren infecciones de quistes mucosos o Verrugas periunguéales.

Ante todo las uñas no las cortamos, ni con tijeras, ni con corta-uñas, se liman, pero no de cualquier manera, ni con cualquier cosa. Las cortas uñas se utilizan excepcionalmente solo si queremos reducir uñas demasiado largas (ver limado). El corte de las uñas se realiza respetando su forma convexa en tres pasos; un lado, el otro y por finalizar el centro. El corte de las uñas de los pies se realiza respetando una forma cuadrada para evitar alteraciones de tipo.
Nuestra uña está formada por 3 capas de keratina, la primera es la parte brillante, la segunda capa se llama keratina mediana, y la tercera, la keratina sensible. Estas tres capas corren el riesgo de separarse o doblarse con un uso intensivo del corta-uñas o de las tijeras. Recuerde, no utilizar nunca cosméticos mal formulados como son los quitaesmaltes agresivos o esmaltes de uñas y endurecedores cargados con demasiado formol, ya que estos productos resecan mucho las uñas y suelen ser la causa principal del daño de las capas de queratina, protectora natural de las uñas, dejándolas sin defensas frente a alteraciones y agresiones externas.

Por: C​yntia Luna Orozco de Full Extensiones // Web: www.fullextensiones.com

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

*