Este procedimiento es complementario respecto a otros tratamientos estéticos faciales, siendo la mejor opción a la solución para los pacientes que tienen laxitud de leve a moderada y que están buscando una mejora no invasiva

Tanto esta técnica como el Ultherapy provocan un lifting paulatino y progresivo.

El exceso de piel en la cara y en el cuello son los principales signos de envejecimiento, el cual hasta esta última década solo podía ser mejorado con cirugía. A pesar que el lifting facial es el procedimiento que corrige la laxitud de piel del rostro, los pacientes prefieren procedimientos menos invasivos porque están asociados a menor trauma, incapacidad y rápida recuperación.

Con el paso de los años se disminuye la producción y aumenta la degradación del colágeno, además, este sufre cambios estructurales que conllevan a la laxitud de la piel. La exposición crónica a la luz ultravioleta aumenta la degradación del colágeno, que juega un papel principal en la estructuración de la dermis. Estos cambios producen disminución en el espesor de la piel, pérdida de elasticidad y, por ende, el envejecimiento.

Última tecnología

HiFU usa la energía del ultrasonido que se utiliza en radiología y terapia física. Estas ondas de sonido generan calor, contrayendo y levantando el tejido de la piel sin alterar su superficie.

Su tecnología de ultrasonido multifocal intenso fue creada como alternativa no invasiva para el estiramiento de los tejidos. Su mecanismo de calor multifocalizado calienta los tejidos a una temperatura óptima entre 65° y 70° C, durante un lapso determinado, el cual induce a necrosis coagulativa de gran precisión gracias al sistema visual de ultrasonido que  permite localizar el calor desde 1 mm (epidermis) a 4.5 mm (sistema muscular superficial de la cara y cuello).  Así se consigue que miles de diminutos y precisos puntos de coagulación, a múltiples profundidades, se creen en esta primera etapa de desnaturalización del colágeno, para dar inicio a la cascada de la neocolagénesis (remodelación del colágeno).

Esta respuesta implica la reparación de tejidos y la síntesis de nuevo colágeno, lo que permite a la piel tener mejores propiedades viscoelásticas y resistir mejor las tensiones mecánicas. Con el tiempo, esto conlleva a estiramiento y mayor firmeza de los tejidos.

El sistema Ultherapy es la única tecnología aprobada por  la FDA (Food and Drug Administration) para el lifting de la piel facial a nivel de cejas, región submental y cuello.

La acción de Ultrasonido HiFU

La energía de ultrasonido es liberada de manera no invasiva y calienta el tejido profundo sin afectar la superficie de la piel causando una sensación de calentamiento. Esto causa la respuesta regenerativa natural.

Después de esta energía de ultra sonido, el colágeno se reorganiza y se contrae, creciendo nuevo colágeno, contrayendo y elevando la piel.

¿Quién es candidato a HiFU? 

– Hombres y mujeres con flacidez de piel de leve a moderada, entre 35 a 55 años.
– Pacientes con mayor flacidez, pero que no quieran o no puedan someterse a cirugía.
– Pacientes con cejas caídas, flacidez de mejillas, de región mandibular y cuello.

¿Qué ocurre durante el tratamiento? 

– Primero se usa la imagen de ultrasonido  para ver debajo de la superficie de la piel el plano óptimo de aplicación.
– Después, la energía de ultrasonido es liberada en la dermis y en la base profunda de la piel a nivel de la musculatura superficial.
– Este calentamiento dispara el mecanismo de respuesta natural del cuerpo, el cual rejuvenece el colágeno debilitado y crea un nuevo colágeno.

¿Qué se siente? 

– El umbral de dolor varía de persona a persona.
– Puede haber cierta incomodidad mientras la energía es liberada, pero es momentánea.
– Tratar sobre áreas óseas tiende a ser más incómodo (frente y línea de la mandíbula).
– La mayoría de pacientes se sienten bien y expectantes sobre los beneficios futuros.

¿Cómo es la etapa postratamiento? 

– El paciente puede retornar inmediatamente a sus actividades habituales. La inflamación o enrojecimiento se resolverán en pocas horas.
– Se puede  experimentar cierto hormigueo o sensibilidad al tocarse por algunas semanas después del procedimiento; esto es normal, ligero y temporal.
– Ocasionalmente los efectos temporales pueden incluir morados o inflamación en el área tratada lo cual se resolverá en semanas.
– Como cualquier procedimiento médico, puede haber riesgos asociados con el tratamiento.
– Existe un riesgo remoto de quemadura pero puede o no haber cicatrización, inflamación temporal de nervios la cual responderá a los cuidados médicos y/o se eliminará en semanas.
– Se observará contracción inmediata, la cual resultará en un lifting natural y con el tiempo verá su piel tonificada.

Diferencias entre  Ultrasonido HiFu y láser

– Los láseres típicamente actúan en las capas superficiales de la piel (por ejemplo, líneas finas, arrugas y cambios pigmentarios). La acción de HiFu es en la capa profunda de la piel hasta nivel del músculo superficial de la cara y el cuello.
– El ultrasonido pasa las capas superficiales de la piel sin alterarlas y libera la cantidad necesaria de energía a la correcta profundidad para contraer y levantar el tejido blando. El uso de ultrasonido también permite ver donde será liberada la energía.

¿Por qué realizarse el tratamiento de HiFu Ultrasonido?

– El Ultrasonido profundo proporciona un lifting no invasivo del tejido facial, dando resultados consistentes y naturales.
– Se obtienen resultados visibles que mejoran hasta los 180 días y duran más de un año.
– Los tratamientos completos de rostro y cuello duran 90 minutos.
– Es ambulatorio y sin incapacidad.
– Es bien tolerado sin necesidad de anestesia.
– Es complemento de otros tratamientos estéticos.
– Es una solución simple, eficiente y provechosa para el estiramiento  de la piel flácida.
– Tratamiento adaptable a cada paciente.

Compartir

Dejar respuesta

*