BODYTIME te cuenta como repararla…

piel tersa

Estar delgados no es la única preocupación de las mujeres ni de los hombres. La condición estética de la piel también es un factor que a todos nos interesa cuidar.

El tiempo, las dietas estrictas y restrictivas, los descensos bruscos de peso, más aún después del parto, hacen que la piel de cualquier parte del cuerpo pierda su tensión natural y tienda de verse más floja, esta condición es conocida como flacidez.

Aunque en ocasiones se asocie a la flacidez con la pérdida de masa muscular, la realidad es que quien pierde su fuerza para sostener a los músculos es la piel. Prueba de esto puede percibirse muchas veces en el cuello, donde los músculos no juegan un papel preponderante pero sí notamos como con el paso del tiempo la piel del cuello y el pecho se vuelve flácida.

¿Pero cómo y por qué sucede este proceso? La piel posee naturalmente colágeno y elastina que son las responsables durante toda la vida de otorgarle a la dermis firmeza, tersura e hidratación.

Cuando estas sustancias se reducen los tejidos se alteran la piel pierde su fuerza y adquiere un aspecto flácido y gelatinoso.

Si bien la flacidez puede presentarse a cualquier edad y en cualquier parte del cuerpo, las áreas más comunes son el abdomen, los brazos y la cara interna de las piernas.

La falta de actividad física y el exceso de exposición al sol son otros de los factores que favorecen la pérdida de colágeno y elastina.

En los últimos años, el campo de la medicina estética ha desarrollado diversos tratamientos indicados para corregir la flacidez. Dependiendo de cada persona en particular y de la zona que se quiera tratar, los tratamientos pueden aplicarse solos o combinados.

Los procedimientos más utilizados y recomendados para devolver la tersura y tensión a la piel son:

La Radiofrecuencia, o lifting sin cirugía como se la conoce habitualmente, es un procedimiento que a través de ondas de alta frecuencia estimula la creación de colágeno y elastina.

Por su parte, la Mesoterapia es una técnica que mediante la aplicación de pequeñas inyecciones con sustancias activas incentivan la producción de colágeno y elastina que contribuyen a recuperar la firmeza y tonicidad.

Si además de flacidez hay unos kilitos de más, la Ultracavitación es el tratamiento más indicado porque permite eliminar grasas en forma localizada, es una técnica excelente para modelar el cuerpo y para eliminar los excesos adiposos que causan flacidez.

Si la idea es también tonificar los músculos además de la piel, allí es donde los profesionales recomiendan las Ondas Rusas. Por medio de la aplicación de electrodos que emiten un pulso eléctrico los músculos se contraen y recuperan su tonicidad al mismo tiempo que la piel vuelve a adquirir firmeza.

No importa la edad que tengas ni qué zona quieras tratar. Siempre estás a tiempo de volver a darle a tu piel un aspecto sano y rejuvenecido sin necesidad de pasar por el quirófano ni someterte a tratamientos dolorosos e invasivos.

Lo principal es tomar la decisión y acercarte a los profesionales que te recomendarán lo mejor para tu caso particular.  ¡Volver a verte bien y con la piel firme es un sueño posible!

Para mayor información entrá a www.bodytime.com.ar

Bodytime

Compartir

Dejar respuesta

*