Tener un hijo es una de las experiencias más gratificantes que vive una mujer. El bebé  trae alegría y felicidad no sólo a la mamá sino a todos los que la rodean. Algunas mujeres, sin embargo, sufren con los efectos que el embarazo dejó en sus cuerpos: les cuesta volver a ponerse la malla o tienen problemas en su vida íntima. Las soluciones estéticas son múltiples y variadas.

El estiramiento de los músculos y la piel del abdomen, de las mamas, los muslos y otras zonas del cuerpo durante el embarazo pueden provocar que la piel quede floja y caída, que aparezcan estrías y depósitos de exceso de grasa.
Para contrarrestar estos efectos en el cuerpo, hoy en día existe una  combinación de procedimientos en cirugía plástica post-embarazo que incluyen el tratamiento de la piel, la eliminación del exceso graso y eliminación de la celulitis. Estas prácticas pretenden, ante todo, abordar las consecuencias que no pueden revertirse con dieta y ejercicio físico.

 

Como llevar a cabo este cambio de imagen

Hay muchos factores que deben considerarse en forma previa. Entre ellos, el estado actual de salud de la paciente, su estilo de vida, las zonas del cuerpo en las que desea centrarse y de qué forma la cirugía plástica después del embarazo podrá mejorar su imagen corporal, su autoestima y su vida de relación.
Si logró bajar de peso después del embarazo, pero no puede revertir la aparición de acumulaciones de grasa y la flacidez de la piel, es probable que sea una buena candidata para los procedimientos estéticos. Muchas veces también les recomendamos que, si en ese momento está demasiado ocupada para dedicar tiempo e investigar sobre la cirugía estética, considere la posibilidad de esperar hasta que los niños sean un poco más grandes. Junto con la paciente, se debe decidir qué tipo de procedimientos se llevarán a cabo y desarrollar expectativas reales respecto de sus resultados.

 

Eliminación de la grasa mediante liposucción

Esta es una excelente alternativa para las madres que estén pensando en someterse a una cirugía plástica después del embarazo. Este procedimiento permite eliminar eficazmente las bolsas de grasa que no responden a una dieta sana ni a los ejercicios frecuentes. Las nuevas técnicas de liposucción también permiten a los médicos realizar la intervención en menor tiempo, sin dolor en el post-operatorio, con una rápida recuperación y reinserción a sus actividades habituales. De modo que si todos esos abdominales no dan resultado, se puede considerar la posibilidad de someterse a una liposucción como parte de un cambio de imagen.

 

Eliminación del exceso de piel: cirugía estética de abdomen y otros ” lifting”

Durante el embarazo, la piel y el tejido muscular del área abdominal se estiran de manera inevitable. En ocasiones, incluso, la pérdida de peso y el entrenamiento riguroso no logran recuperar ese panzita plana y firme que se tenía antes del embarazo. Una cirugía estética en esta zona (abdominoplastia) puede devolver el abdomen tenso y tonificado ya que elimina el exceso de piel y tensa los músculos del área. Es posible combinar la cirugía estética de abdomen con la eliminación de grasa y otras cirugías plásticas después del embarazo.
El cirujano también puede realizar otros procedimientos de lifting corporal como parte del cambio, incluido un lifting de brazos, un lifting de muslos y un lifting de glúteos.
Todas las mujeres que no están conformes con la forma y el tamaño de sus senos después de haber tenido hijos también pueden encontrar ayuda en la cirugía plástica. Para aquellas que desean que sus senos luzcan tan bien como antes de tener niños, existen varios tipos de cirugía de mamas disponibles, incluido el aumento mamario con implantes, la reducción mamaria, el lifting o levantamiento mamario o, simplemente, la combinación de alguno de estos procedimientos. Éstos pueden realizarse junto con otros  liftings o procesos de reducción de grasa como parte del cambio de imagen.

Eliminación de estrías

Las estrías son otro efecto secundario. Como la piel se estira mucho durante el embarazo, se forman pequeños desgarros en los senos, la panza, los muslos y los glúteos. Con el tiempo, estos desgarros cicatrizan y provocan la aparición de rayas blancas permanentes. Afortunadamente, existe una importante cantidad de tratamientos estéticos diseñados específicamente para reducir la aparición de estrías, entre los que se incluyen la eliminación de estrías con láser. Éste emplea un rayo de luz para estimular el crecimiento de piel nueva alrededor de las estrías, lo que contribuye a lograr una apariencia más lisa y suave. Otros tratamientos para las estrías son la microdermoabrasión con punta de diamante, la mesoterapia, el peeling y la radiofrecuencia.

Un claro objetivo: reafirmar

La aparatología de última generación y los masajes son los pilares fundamentales en los tratamientos especialmente diseñados para el postparto.
* Tratamientos reafirmantes: para recuperar el tono de la piel se recurre a técnicas que estimulan el fibroblasto (célula cuya función es la producción de colágeno y elastina) para constituir un nuevo colágeno y mejorar la elasticidad.
* Mesoterapia con ácido hialurónico: el objetivo se repite. Consiste en mejorar la calidad del colágeno debido a su efecto estimulante. Produce un efecto de hidratación profunda de la dermis.
*  Equipamiento médico:
– Radiofrecuencia: su efecto es el “tensado” de la piel.
– Ondas Rusas: mejora la tonificación muscular y así aumentar la “firmeza”.
– Ultracavitación: elimina pequeñas acumulaciones adiposas.
– Mantas Térmicas-Termoterapia: mediante la generación de calor localizado y la aplicación de geles lipolíticos, se logra la eliminación grasa controlada.

 

El Dr. Fernando Felice, cirujano plástico (UBA) dirige el Centro de Estética Vesalio.

Dejar respuesta

*