Belleza de pies

La belleza de los pies ha adquirido una importancia creciente. Hay sobre todo, dos razones para ello:

  • Primera: el pie se ha convertido estético. Sobre todo en verano, por la moda de las sandalias, pero también en todo el resto del año, el pie se muestra estético y bello, con las uñas pintadas de diversos colores.
  • Segunda: el pie debe ser objeto de cuidados que, a veces, no se pueden aplicar personalmente. A partir de cierta edad y, sobre todo en personas obesas o con alguna artrosis, les es dificil cuidar sus uñas, sus durezas, su higuiene en general, y deben delegar estos cuidados en personas especializadas.

Podemos ver, tanto en farmacias como en tiendas de cuidado corporal, la gran variedad de productos existentes destinados al pie: tijeras y limas especiales, pomadas, cremas, geles, apareatos de hidromasaje, de gimnasia específica del pie, etc.

Esta atención se ha vertido también en la elección del calzado, sobre todo para personas que deben permanecer mucho tiempo de pie. Los alemanes han sido maestros en este campo. Ahora podemos disponer para el trabajo de zuecos, zapatillas con plantillas de botones de goma, plantillas con puntos magnéticos, de silicona absorvente, de presiones, etc.

Por otra parte, la reflexología podálica nos ha enseñado que la planta del pie tiene importantes conexiones con todo el organismo, y que actuando sobre ella, podemos influir en diversos órganos. De ahí que el masaje específico del pie cobra un interés preventivo y de potenciación de la salud.

Todo ello hace que en muchos centros estéticos se disponga de un programa de tratamiento estético del pie que se aplica con gran éxito.

Hay dos aparatos específicos y de muy poco coste para el tratamiento del pie: la unidad de hidromasaje y la placa vibratoria.

La unidad de hidromasaje es un recipiente adaptado para el baño de pies, donde un pequeño motor hace circular el agua y, en ocasiones, introduce burbujas para actuar sobre los pies introducidos a modo de masaje suave de efecto sedante y relajante.

Por otra parte, la placa vibratoria es una placa de aspecto muy parecido a un peso, donde se colocan ambos pies, proporcionando una vibración de velocidad graduable que al transmitirse a talón y piernas proporciona un estímulo circulatorio que alivia el cansancio, ayuda a la reabsorción de exudados y edemas y relaja la musculatura de pies y pierna.

Ante todo, una consideración: con este tipo de tratamiento no se actúa dentro del campo de la Podología. Los Podólogos, profesionales de alta cualificación en todo lo que se refiuere al pie, tratan los problemas médicos del pie en su estática y en su dinámica y a ellos hay que remitir los clientes que presenten algún tipo de lesión, como el papiloma plantar, o alguna deformidad o trastorno de la marcha. Los centros de estética sólo brindan un tratamiento estético, es decir, que contribuye a la higiene, estética y belleza del pie.

Y por todo ello, debemos indicar los pasos apropiados para este tipo de tratamientos:

  1. Baño inicial de ambos pies con agua tibia. – La aplicación de baños de pies (pediluvio) con agua caliente o fría tiene indicaciones médicas especiales, tanto locales como generales. Es, precisamente, el agua tibia (a la temperatura corporal) la que sólo tiene acicón sedante y relajante. El lavado se completará con un jabón o champú inerte y el secado.
    Este baño inicial puede hacerse con la unidad de hidromasaje, que ayudará a conseguir la máxima sedación y relajación muscular.
  2. Tratamiento de uñas. – Con las tijeras especiales se cortarán la uñas y se tratará apropiadamente su cutícula.
  3. Tratamiento de durezas. – Mediante lima especial de diverso granulado, se reducirán las durezas de la planta y del talón.
  4. Masaje del pie. – Se realiza un masaje general de toda la planta del pie con talco o con una crema de masaje. Este masaje se puede completar con acción directa sobre puntos específicos sobre puntos de reflejoterapia.
  5. Se puede completar la sesión con unos minutos en placa vibratoria. Esta sesión excita la circulación de la zona, elimina el cansancio y relaja toda la musculatura.
  6. Finalmente, pueden aplicarse los tratamientos estéticos y de maquillaje de las uñas.

Prof. Juan Ramón Zaragoza Rubira

Fuente: Sociedad Española de Medicina Estética (SEME)

Compartir

Dejar respuesta

*