Aprovechá el invierno para brillar en verano vení a BODYTIME

Por qué nos arrugamos es la pregunta que todas nos hacemos a medida que van apareciendo las primeras líneas en el rostro. Las razones son varias, la primera sin duda es el paso del tiempo.

Porque a medida que pasan los años, la piel se va debilitando debido a que las células se reproducen más lentamente.  Asimismo, la red de elastina y colágeno  disminuyen, provocando la perdida de elasticidad. También, la piel aminora su capacidad de conservar la humedad,  por ello la piel se vuelve seca y escamosa.

Otro componente del deterioro de la piel es el fotoenvejecimiento provocado por los años de prolongada exposición al sol.

Todos estos factores enumerados juntos parecen terribles e irremediables. Pero quién dijo que no estamos a tiempo para hacer algo por nuestra piel. La solución para recuperar la lozanía de nuestro rostro es posible gracias a los avances de la medicina estética.

Pero, ¿cuándo empezar? ¡Ahora! El invierno es un gran aliado para comenzar a cuidarnos ya que al no estar tan expuesto al sol el cutis  se encuentra más protegido y permite ser sometido a procedimientos de belleza sin ningún problema.

Si bien existen varios tratamientos utilizados en el mercado, uno de los últimos avances de la medicina estética ha descubierto que la Radiofrecuencia es un procedimiento altamente recomendado para mejorar la piel del rostro.

Este método de belleza genera un calor intradérmico que aumenta la producción de colágeno reduciendo notablemente la flaccidez y arrugas más visibles.

Al tratarse de un método no quirúrgico resulta completamente indoloro y lo mejor es que no necesita preparación previa ni reposo posterior. Por lo que podés continuar con tu vida cotidiana mientras tu rostro va rejuveneciendo naturalmente.

Luego de un par de sesiones, la radiofrecuencia logra reducir visiblemente esas pequeñas arruguitas que salen con el paso del tiempo y acabar con la flacidez sin perder tus rasgos naturales.

La radiofrecuencia  te ofrece resultados rápidos y efectivos. La piel se reafirma en muy poco tiempo, se renueva la producción de colágeno y se recupera la firmeza del rostro y cuello.

Las mejoras son notorias desde las primeras sesiones ya que por medio de la  radiofrecuencia no sólo podrás definir el contorno de tu cara sino que este tratamiento genera beneficios extra como reducir la papada, disminuir las bolsas debajo de los ojos, aclarar ojeras, alisar arrugas y líneas de expresión, así como mejorar la piel de los párpados y cejas que tienden caer con los años.

No  dejes pasar el invierno. Aprovechá los meses de frío para oxigenar y nutrir tu piel, mejorar tu aspecto general y comenzar a verte y sentirte mucho mejor.

Lucir más joven y fresca es posible sin pasar por el quirófano. Sólo tenés que animarte y dar el primer paso.
Enterate de mas en www.bodytime.com.ar

Compartir

Dejar respuesta

*