Ortodoncia invisible es la frase mas pronunciada por los pacientes, a sus odontólogos cada vez que llegan a sus consultorios. Según las últimas tendencias, estos cambiaron su parecer en los últimos años. Ya no se rehúsan  a tener los dientes torcidos, porque conocieron que hay una vía alternativa de alinearse los dientes, sin utilizar los brackets convencionales. Las placas invisibles como Keepsmiling o invisaling son la solución y llegaron para quedarse, eso es lo que marca el mercado.
Alineación dental invisible, eso es lo que quieren todos, y ahora se puede conseguir con tan solo pedir una consulta con un ortodoncista.
Que persona, sea hombre o mujer, grande o chico, no quiso tener una sonrisa perfecta, pero no se atrevió a ponerse brackets y aparatos por miedo a perder su estética. Ese problema ya puede ser resuelto, por el nuevo boom de la ortodoncia invisible.
La tecnología avanza, y también lo hace acorde a la estética dental.
Las empresas lideres en el mundo son Invisalign y KeepSmiling, los ortodoncistas ya las conocen, los pacientes también, y vos, ya tenes tu sonrisa perfecta?

Un nuevo sistema computarizado tridimensional permite corregir su posición con placas transparentes y removibles.

 

Cómo funciona el sistema de placas removibles

El sistema consiste básicamente en una serie de alineadores que van aplicando distintas fuerzas sobre los dientes para variar su posición, de manera parecida a como lo haría un bracket. Los alineadores colocados de forma sucesiva, van moviendo los dientes hasta colocarlos en la posición deseada.

Por su gran eficacia, este sistema puede utilizarse en gran parte de los casos que tradicionalmente se trataban con los llamados “aparatos” (brackets metálicos). El proceso se inicia con la toma de registros del paciente (fotos, modelos y radiografías). Con estos registros se realiza una reproducción virtual de los dientes en tres dimensiones. El ortodoncista estudia la maloclusión y elabora el plan de tratamiento. El técnico plasma las instrucciones en una secuencia de movimientos de los dientes desde el inicio hasta el final de tratamiento. Una vez completados los movimientos, divide el tratamiento en etapas de modo que, en cada etapa el movimiento de cada diente no supere un rango predeterminado .Una vez tenemos el tratamiento dividido en etapas, podemos ver cómo los dientes son colocados progresivamente hasta la situación ideal que deberían ocupar en la boca. Entonces podemos saber cuántos alineadores vamos a necesitar y qué duración aproximada va a tener el tratamiento. El número de alineadores que se necesitan varía en cada paciente. Los tratamientos más habituales conllevan alrededor de 20 placas, o sea 1 año y 3 meses de tratamiento. Cuanto más complicado sea el tratamiento, mayor número de placas se requerirán. El tiempo de tratamiento suele ser muy parecido a la técnica convencional de ortodoncia, pero con un gran número de ventajas muy importantes además de la estética.

Hasta hace poco el término “ortodoncia invisible” se aplicaba a los tratamientos con ortodoncia lingual. La ortodoncia lingual utiliza aparatos metálicos colocados en la parte posterior de los dientes, de forma que, con la persona de frente y la boca cerrada, los aparatos no se ven. Actualmente por “ortodoncia invisible” se entiende cada vez más, los tratamientos de ortodoncia con aparatos transparentes removibles. La primera empresa en salir al mercado fue Invisalign, aunque en términos de calidad ya esta siendo superada por sus otros competidores.

 

Ya son alrededor de 200 especialistas en todo el país que utiliza un nuevo sistema de alineación mediante tecnología digital 3D.
Del mismo modo en que los implantes representaron una alternativa tecnológica de avanzada frente a las prótesis tradicionales, este nuevo sistema, que se utiliza especialmente en adultos, ofrece interesantes beneficios: “Los alineadores son muy cómodos, prácticamente no se ven, se retiran para comer y realizar la higiene dental, se pueden mover los dientes por separado como unidades individuales y además permite conocer el resultado por anticipado, porque la tecnología CAD/CAM desarrolla modelos virtuales tridimensionales de cada etapa secuencial. Es decir, se simula el movimiento desde la posición inicial hasta la final, de acuerdo con el plan acordado entre el odontólogo y su paciente”,
Como en la ortodoncia tradicional, el especialista deberá tomar impresiones de silicona de los maxilares, el registro de la mordida, fotografías, y radiografías. Los técnicos digitalizan los modelos y obtienen la imagen virtual tridimensional con un escáner láser de última generación. Se hace un plan de corrección que el ortodoncista puede analizar directamente en su computadora y, tras su conformidad, se procede a la fabricación de la serie de alineadores.”
Cada alineador se utilizará día y noche durante tres semanas en promedio, hasta la siguiente consulta con el especialista, que verifica que todo progrese como se había pautado y entrega el nuevo alineador.
Desaconsejado para chicos (precisamente porque los alineadores son removibles y no sirven si no se usan el tiempo necesario).
Las especialistas subrayan, sin embargo, que el nuevo sistema no reemplaza totalmente a la ortodoncia usual hay casos en los que se requiere la ortodoncia convencional. Pero ambos sistemas permiten no sólo alinear dientes, sino también restablecer el equilibrio dento-músculo-esqueletal”. Se calcula que su costo es alrededor de un 20% más caro que la ortodoncia lingual.

 

Videos relacionados:
http://www.youtube.com/watch?v=l4AajSS19II
http://www.youtube.com/watch?v=y0nfC-CPNEA
http://www.youtube.com/watch?v=eGrENTkV2Ow

 

para mas info visite http://www.dentaladvance.com.ar

Compartir

Dejar respuesta

*