VACUM DERM – Equipo de Vacumterapia

VACUM DERM - Equipo de Vacumterapia

Succionador de aspiración continua. Puede incorporarse un set corporal para tratamientos anticelulíticos y reductores por vacío.

FUNCIONES

Permite accionarse mediante un timer con corte automático, al mismo tiempo que presenta un regulador de intensidad de succión, algo fundamental para poder trabajar correctamente en distintas áreas y diferentes profundidades de acción.

Gracias a que nuestro equipo Vacumderm funciona mediante succión de intensidad regulable, es posible incorporarle a este mismo sistema un “Set Corporal”, para poder realizar tratamientos anticelulíticos y reductores por vacío.

Aplicación ¿En qué otros casos se aplica?

En alteraciones estéticas (celulitis), linfológicas (actúa sobre el liquido intersticial y facilita la reabsorción de las proteínas grandes, normalizando edemas) , flebológicas (drena los espacios intersticiales y trabaja sobre la estructura del tejido conjuntivo, reactivando el sistema linfático), estéticas, quemaduras, remáuticas, traumatológicas, deportivas.

Contraindicaciones

Se aconseja no aplicar el tratamiento subdérmico en casos de afecciones en proceso de la piel (heridas, irritaciones, inflamaciones, etc.), hipertensión, flebitis, embarazo, diabetes, etc.

Diferentes intensidades de aplicación
La intensidad que el profesional elija en cada caso, dependerá de la zona sobre la que trabaje y de la sensibilidad del paciente. Por supuesto, la edad también es una condición a considerar (como ocurre al iniciar cualquier tipo de tratamiento). Se deberá tener en cuenta el grosor de los tejidos, ya que se podrá trabajar sobre un biotipo fino, sobre celulitis, sobre grasa, o sobre la combinación de ambas.

Consejos para una buena postura del profesional No se debe trabajar con tensión, sino que los movimientos deben realizarse en forma relajada, acompañando con todo el cuerpo y no sólo con los brazos y con las manos, lo que luego originaría dolores posturales.

Las piernas deben estar, también, relajadas. La altura de la camilla debe ser la adecuada para trabajar sin esfuerzos.

El profesional debe realizar siempre su trabajo desde un único lugar.
Tiempos

Generalmente, los resultados de la aplicación de este tratamiento, se empiezan a observar a partir de la 5º o 6º sesión, pero se sugiere un promedio de 14 sesiones. La duración de un tratamiento es de 35 minutos, durante los cuales se enfocan las áreas con problemas, pero también se pueden tratar otras zonas para estimlar la circulación general.

La frecuencia aconsejable para estas sesiones es de 2 semanales, y la duración de un tratamiento es de varios meses hasta 2 años, dependiendo de la edad, el estilo de vida y los cambios hormonales. En cuanto a un posterior mantenimiento, lo aconsejable es una sesión por mes.

Se recomienda, para incrementar los resultados positivos del tratamiento, acompañar las sesiones de tratamiento subdérmico con una dieta sana y con ejercicios adecuados a las necesidades de cada uno.

Maniobras y Complementos Las maniobras que se aplican sobre el paciente.

Siempre se comienza con unas maniobras suaves, sobre la espalda, haciendo desplazar el cabezal hacia adelante y hacia atrás, lo que ayuda a que el paciente se relaje en el inicio de la sesión. Para reforzar contornos laterales del cuerpo (en la cadera y en las piernas), se desplaza el cabezal dirigiéndolo hacia abajo (hacia la camilla) y se lo sube rápidamente, repitiendo este movimiento. Para aumentar el efecto de contorno, también se puede hacer rebotar muy lentamente el cabezal sobre las mismas zonas, con movimientos extensos.

Si se desea movilizar la grasa, se coloca el cabezal en forma perpendicular al movimiento del rodillo, y se lo desplaza “rebanando”, de adentro hacia afuera. Una maniobra muy útil para dar tonicidad a la piel es a través de un movimiento circular, que se aplica sobre las zonas con flaccidez.

Para actuar sobre el tejido conectivo, se “dibuja” un ocho sobre la zona elegida, con los rodillos hacia adelante. Y, para lograr una estimulación aún más profundas y en zonas más extensas, se realiza un zigzagueo, levantando, por supuesto, el tejido hacia adelante.

Complementos al tratamiento Este tratamiento contra la celulitis y la adiposidad localizada debe ir acompañado por un cambio de hábitos y la vigilancia de los factores predisponentes. De lo contrario, nunca será un tratamiento del todo exitoso, y esto es importante que la paciente lo sepa de antemano.

La dieta en el tratamiento de la celulitis se diferencia poco de una alimentación correcta y equilibrada, excepto que se recomienda mucho la ingestión de fibra en cantidades más abundantes de lo que se acostumbra. Solo en el caso de sobrepeso, se deberá utilizar una dieta provisional hasta la normalización del mismo, para pasar a la dieta equilibrada e hiperfíbrica al conseguirse el peso normal.

En cuanto a la vestimenta, hay que evitar todo lo que sea un obstáculo al retomo venoso y linfático a nivel de los miembros inferiores. No usar ropas ajustadas ni zapatos con tacones demasiado altos o planos. Aconseje a su clienta que evite la mala oxigenación en el ámbito de trabajo, donde seguramente transcurrirá gran parte de su día.

Además, no conviene pararse cerca de focos de calor directo como estufas, cocinas, etc. Debemos evitar el sedentarismo, ya que favorece la mala circulación y el éstasis venoso. Es preciso realizar un mínimo de actividad física al día. Un entrenamiento diario y no una práctica deportiva que se haga de vez en cuando.

El estrés debe reducirse al máximo y el sueño debe ser suficiente (más de siete horas). La práctica de la relajación es una técnica muy útil para el control del estrés. Y, por supuesto, dejar de lado los hábitos tóxicos, tratando de suprimir o disminuir el alcohol, el tabaco, el café, etc.

Distribuye: Electromedicina Morales

2 Comentarios

Dejar respuesta

*