Alta frecuencia portátil

Alta frecuencia portátil

La acción de las corrientes de alta frecuencia sobre el cuerpo humano es bien conocida. Empleando electrodos o tubos de vidrio que en su interior acumulan determinados tipos de gas, se logra que, al aplicarse sobre la piel, se generen infinidad de pequeñas chispas, las que a su vez, originan un efecto de micromasaje y una dosis mínima de radiación ultravioleta, produciéndose así un enrojecimiento cutáneo (eritema) por aumento del flujo sanguíneo, así como de la temperatura en forma localizada (hipertermia), facilitando de esta forma el aumento de la nutrición y oxigenación de la piel, estimulándola y haciéndola recobrar paulatinamente todos los valores nutritivos y metabólicos. Por este medio se combaten eficazmente alteraciones y desequilibrios del tipo senil y prematuro a nivel cutáneo (arrugas, piel apergaminada, pérdida de humectación natural, déficit sanguíneo.)

El equipo de ALTA FRECUENCIA portátil constituye el alta frecuencia más pequeño para uso dermatocosmético

Todo el circuito se encuentra dentro del mismo mango de trabajo.
Se entrega al profesional con un electrodo de vidrio de triple formato para adaptar la aplicación al área afectada.
Por las características de generación de la corriente, este equipo no genera sensación eléctrica.
Por su mecanismo de acción, al ser aplicado sobre la piel, el electrodo de vidrio genera infinidad de pequeñas chispas y radiación ultravioleta, que dan formación al gas ozono. El ozono produce lipoperoxidación de las grasas, atacando los lípidos de la superficie cutánea que se encuentran en el cuero cabelludo y la piel. De este efecto surge la potente acción bactericida además del incremento de la temperatura y vasodilatación local, con el consecuente aumento de la irrigación, oxigenación y nutrición de los tejidos tratados.
Para una aplicación segura se recomienda utilizarlo con movimientos de rotación hasta observar hiperemia y/o eritema localizado.

Distribuye: MEDITEA

1 Comentario

Dejar respuesta

*