El acné, como ya conocemos, en una patología muy común en nuestros gabinetes. Hoy en día, ya no solo se presentan adolescentes con lesiones sino también recibimos consultas de jóvenes y  adultos. La contaminación, los malos hábitos, el estrés, los cambios hormonales y la falta de un correcto tratamiento en la adolescencia, permiten que esto suceda.

Las lesiones que podemos encontrar en algunos casos son inflamatorias (comúnmente se observan pápulas, eritema y edema), en otros, post inflamatorias (cicatrices profundas y pigmentación), o no inflamatorias (comedones abiertos y cerrados), aunque  es muy normal encontrar una combinación de todas ellas.

La principal característica de los pacientes con acné es la excesiva oleosidad, difícil de tratar ya que debemos combatirla sin sensibilizar la piel. La Ozonoterapia es un tratamiento de interés en estos casos.

Los beneficios del Ozono (compuesto por 3 átomos de oxígeno) fueron descubiertos hace  muchísimos años. En la antigüedad se utilizaba como desinfectante, y en la actualidad en diversos tratamientos de problemas respiratorios y en hernias de disco, entre otros. En el ámbito de la estética, se utiliza principalmente para oxigenación de los tejidos. En tratamientos de acné ayuda a disminuir el eritema, regular el sebo y mantener la humectación de la piel. Pero además el ozono tiene una característica fundamental: su efecto bactericida y antiséptico, lo que resulta de gran utilidad porque el acné es una patología relacionada a la acción de una bacteria, conocida como Propionibacterium acnes.

A continuación detallaremos algunos tips importantes en el tratamiento de estas pieles con Ozonoterapia:

  • aplicar el ozono con la piel limpia en forma tópica. Recordar que el ozono, por presión, ingresa en el tejido, de esta manera se potencia su efecto oxigenante.
  • el tiempo máximo de aplicación por sesión es de 20 min. Inhalar ozono más de 20 min diarios puede resultar tóxico.
  • puede aplicarse diariamente. En el caso de realizar tratamientos en gabinete, realizar las sesiones al menos 1 vez por semana.
  • complementar con productos de cosmética profesional oil free. Es de suma importancia reemplazar las cremas nutritivas por emulsiones, geles o serum para no sumar oleosidad.
  • realizar una consulta al dermatólogo. Es necesario complementar el tratamiento en gabinete con tratamiento medicamentoso recomendado por el médico, generalmente se recetan antibióticos.
  • puede realizarse todo el año. Por sus efectos beneficios y sus mínimas contraindicaciones, puede aplicarse sin problemas en cualquier estación del año

Más información CLICK AQUÍ

Micaela C. Soria
Técnica universitaria en cosmetología, cosmiatría y estética.

Coordinadora del área de capacitaciones de Electromedicina Morales.

Compartir

Dejar respuesta

*