El peeling químico superficial y la microdermoabrasión constituyen métodos populares cada vez más usados para conseguir el rejuvenecimiento facial. Sin embargo, existen pocos estudios sobre los cambios de la función barrera de la piel tras estas técnicas.

Nuestro objetivo fue valorar objetivamente el grado de daño de la función barrera de la piel y el tiempo necesario para recuperarse tras el peeling de ácido glicólico y la microdermoabrasión por cristal de óxido de aluminio, utilizando métodos de bioingeniería no invasivos.

Para ello se realizaron peelings químicos superficiales utilizando ácido glicólico al 30%, 50% y al 70% y microdermoabrasión con cristales de óxido de aluminio localizados en la parte anterior del antebrazo de 13 mujeres sanas. La respuesta de la piel se midió por observación visual y también utilizando un evaporímetro, un corneómetro y un colorímetro, antes y después de la realización del peeling a intervalos de tiempo determinado.

Los resultados fueron: tanto el peeling de ácido glicólico como la microdermoabrasión por cristales de óxido de aluminio produjeron un daño significativo a la función barrera de la piel inmediatamente después de la aplicación de la técnica, pero la intensidad de la lesión fue menos en la microdermoabrasión de cristales de óxido de aluminio que en el peeling con ácido glicólico. El daño de la función barrera de la piel se recuperó a las 24 horas tras ambas técnicas.

El grado de inducción de eritema fue menor tras la microdermoabrasión de cristales de óxido de aluminio que con la técnica de peeling de ácido glicólico. El grado de eritema inducido tras el peeling de ácido glicólico no fue proporcional a la concentracion de la solución utilizada. El eritema persistió durante un día tras la microdermoabrasión de cristales de óxido de aluminio y durante 4 días tras la técnica de peeling con ácido glicólico.

Como conclusión podemos indicar que la función barrera de la piel queda dañada tras el peeling de ácido glicólico y la microdermoabrasión de cristales de óxido de aluminio, pero se recupera entre 1 y 4 días. Por ello, la repetición de las técnicas de peeling superficial a intervalos de dos semanas, suponen disponer de un tiempo suficiente para que la piel dañada recupere su función barrera.

 

Ji Youn Song; Hyun A. Kang; Mi-Yeon Kim; Young Min Park; Hyung Ok Kim Extracto de: Dermatologic Surgery; Volume 30: Issue 3, March 2004; 

Compartir

Dejar respuesta

*