La Dermocosmética se centra en problemas cutáneos como el fotoenvejecimiento cutáneo, la fotoprotección, el cuidado de la piel normal, grasa y seca, y el cuidado del cabello y uñas…

Es la parte de la especialidad de Dermatología que se dedica a mejorar los aspectos inestéticos de la piel producidos por la edad, accidentes, factores ambientales y genéticos, sin olvidar nunca la prevención de posibles enfermedades futuras como el cáncer de piel y otras patologías.
¿Qué aporta la dermatología a la cosmética?
En primer lugar ha aportado su garantía, su caución y la promoción al desarrollo de numerosos productos cosméticos cuyo uso se ha convertido en algo institucional. ¿Qué dermatólogo dudaría hoy de la utilidad de una crema hidratante o de un filtro solar? Los dermatólogos han sido los mejores defensores de una serie de hábitos en beneficio de la industria cosmética en primer lugar. La dermatología ha aportado nuevas indicaciones utilizando como fuente experimental pieles patológicas.

 

¿Qué ha aportado la cosmética a la dermatología?
Los dermatólogos han perdido parte de su credibilidad a causa de la cosmética. Para médicos de otras especialidades y para parte de su clientela, el dermatólogo es alguien que se ocupa de pequeños problemas y que no lo hace mucho mejor que otro profesional de la belleza. Esta perdida de credibilidad profesional podría dar lugar a una disminución de la actividad dermatológica específica. Como aspectos positivos, podemos decir que la cosmética ha aportado a la dermatología algunas terapéuticas eficaces no medicamentosas: no se puede negar el interés de los emolientes con urea, alfahidroxiácidos o ácidos grasos esenciales en el tratamiento de la atopía, trastornos de la queratinización, dermatosis profesionales o envejecimiento cutáneo.

Tipos de envejecimiento cutáneo y su origen

El envejecimiento cutáneo provoca que una persona se vea aún más mayor de lo que en realidad es. Para evitar ese efecto se han desarrollado diversos tratamientos dermocosméticos que reducen esos problemas en la piel y que están dando gran satisfacción a las personas que los solicitan.

Los signos incipientes del envejecimiento cutáneo corresponden a tres tipos:

1. Cronológico: No cabe decir que es el propio del paso del tiempo. Evidentemente, no se tiene la misma piel a los 20 años que a los 50. Ésta se vuelve más frágil y se rompe con facilidad.

2. Hormonal: El deterioro de la piel es muy parecido al cronológico, aunque es más propio en las mujeres. Los rasgos cambian, aparece vello, cupe dosis…

3. Factores externos. Como por ejemplo la exposición al sol, la piel se vuelve más gruesa y los surcos de las arrugas más marcados.

 

Cada uno de estos sistemas de envejecimiento tiene su clínica propia. En cualquier caso, el dermatólogo debe estar atento a estos cambios de la piel para saber cómo actuar y qué tratamiento recomendar.
Los beneficios de la Dermocosmética

Esta división es la que más cerca está del médico, se encuentra a mitad de camino entre la cosmética cuando hablamos de piel sana, y la dermatología cuando hablamos de una enferma. Cubre necesidades de una piel que presenta cambios y brinda la tolerancia de un producto que se puede aplicar en forma diaria.

Las arrugas y las manchas son las manifestaciones que más preocupan a las mujeres de hoy son marcas que se asocian con el paso del tiempo y esto es lo que ellas quieren corregir o por lo menos disimular. En forma de tópicos, cremas y emulsiones estos tratamientos actúan sobre la capa más superficial que es la epidermis, con la excepción de algunos que llegan hasta la dermis.

 

El maquillaje correctivo dermatológico es otra ventaja con la que cuenta el sexo femenino cuando desean ocultar desde una mancha producida por una enfermedad hasta una ojera. El maquillaje se convierte en una herramienta terapéutica, que ayuda al médico a darle una respuesta inmediata al paciente que quiere verse bien ya y ahora.

Los cuidados básicos son la higiene y el tratamiento, con especial hincapié en cuestiones que van más allá de los productos de envase. Una persona con piel sensible que genera alergia o irritación debe prestar atención a los jabones de la ropa, y si tiene piel seca al uso de la ropa de lana y al contacto con el agua.

Cosmética correctiva: Preguntas y Respuestas

¿Cuáles son las necesidades más frecuentes?
Puede ser la deshidratación, la sequedad por falta de lípidos que se caracteriza por la picazón, descamación y el enrojecimiento. El estrés, por ejemplo, genera reacciones en pieles sensibles o sensibilizadas, y hace que se irrite con facilidad o genere alergias.

 

¿Existe una determinada edad para comenzar a cuidar con mayor atención o aplicar una crema específica?
No necesariamente. Cuando hablamos de edad tenemos que tener en cuenta dos cosas: la que figura en el documento y la que tiene realmente la piel de acuerdo al cuidado que se le fue dando. Los signos de envejecimiento comienzan a manifestarse cuando parece un poco más sensible que antes, y reacciona generando tirantez o manchas. En estos casos actuamos de manera correctiva.

¿Y cuando no presenta ninguna de estas características?
Lo ideal es comenzar antes de los 30 años para actuar de manera preventiva. Existen chicas de 25 años que ya tienen manchas a causa del sol.

Pareciera que la mayoría de los problemas estarían originados por el sol.
La presencia del sol colabora y dispara algunas problemáticas, en el caso de las arrugas tiene un papel preponderante. Durante todo el año (no sólo en verano) recibimos un tipo de radiación para la cual la piel no se preparó a lo largo de su evolución. Esto desencadena una serie de reacciones que terminan por romper una fibra de colágeno y generar una arruga. Este fotoenvejecimiento ocurre durante todo el año y justifica una fotoprotección moderada.

 

¿Cuáles son los signos o síntomas del envejecimiento?
Puntualmente cuando existen arrugas o manchas, pero también cuando la piel es más reactiva que antes y tiende a afinarse y descamarse fácilmente por falta de firmeza o luminosidad. Si definiéramos el proceso de envejecimiento en líneas generales, es una disminución de la capacidad de respuesta del organismo a las agresiones del medio. Con la epidermis ocurre lo mismo, al tener menos defensas naturales se comporta como una piel seca.

 

¿Cuánto tiempo hay esperar para ver los resultados de un tratamiento?
No es serio prometer resultados antes del mes de tratamiento, que es el tiempo que lleva el proceso de renovación natural de la piel. Los resultados científicos confirman que para corregir una arruga o una mancha es preciso esperar hasta el tercer o cuarto mes de un tratamiento que se realiza de manera constante.
Fuente: www.estetica-natural.com

Compartir

Dejar respuesta

*