Aumento de pecho

Lo normal es que cada paciente llegue con unas expectativas concretas sobre el número de tallas que quiere aumentar. El cirujano debe tener en cuenta no solamente las expectativas de la paciente sino, sobre todo, la capacidad real de los tejidos para aguantar el peso de las prótesis.

El proceso de elección se basa en la toma de medidas mamarias y torácicas. El cirujano aconsejará una variedad de implantes y la decisión final se toma conjuntamente con la paciente, de acuerdo a sus expectativas, pero dentro del espectro de tamaños ofrecidos por el profesional.

Aunque se trate de una intervención de tejidos superficiales, hay que acudir a clínicas y cirujanos cualificados, para minimizar riesgos operatorios, y para garantizar que el resultado sea lo más armónico posible con el cuerpo y las expectativas de la paciente. Hoy en día, con las prótesis que se usan de gel cohesivo, la operación puede tener carácter permanente.

La prótesis se  puede posicionar detrás de la glándula mamaria o detrás del músculo pectoral.

La colocación de la prótesis tras la glándula, hace que la intervención sea más rápida, con menor sangrado, y una pronta recuperación , pero tiene la desventaja de dejar la prótesis más palpable y visible, sobre todo en pacientes delgadas, que no tienen suficiente glándula y grasa para cubrir los rebordes de la prótesis.

El implante mamario retropectoral alarga la duración de la intervención, así como de la recuperación, pero ofrece resultados más naturales y facilita los estudios mamográficos posteriores. Además, reduce los riesgos de aparición de la contractura capsular.

En los últimos años se utiliza frecuentemente una técnica llamada Dual Plane, que implica la implantación de la prótesis tras el músculo, en su parte superior, para limitar la visibilidad de los rebordes de la prótesis, y tras la glándula en la parte inferior, para evitar los posibles riesgos de desplazamiento.

¿Qué complicaciones pueden aparecer cuando se utilizan prótesis muy grandes en una Cirugía de pecho?

Principalmente hay dos riesgos: un riesgo de caída precoz de las mamas y un riesgo de adelgazamiento de tejido glandular y muscular.

Hablando del primero , hay que pensar que las prótesis no actúan como globos de helio que hacen que la mama se levante. Las prótesis pesan, y cuanto más grandes son, más pesan. Así que si la piel es muy fina o de escasa calidad (piel anelástica o con estrías) y la prótesis exageradamente grande y pesada, hay riesgos de que las mamas no se queden en su sitio, y que se caigan fruto de la inexorable ley de gravedad.
Hablando del segundo riesgo, hay que asumir que cualquier cuerpo extraño en nuestro organismo ejerce una presión alrededor de los tejidos y disminuye su vascularización. Eso significa que una vez que se pone una prótesis, a medio/largo plazo, se producirá un poco de adelgazamiento de la glándula mamaria y del músculo. Cuanto más grande sea la prótesis que pongamos, mayor presión hará sobre la glándula.

Por eso es fundamental realizar un correcto diagnóstico y así prevenir efectos no deseados y conseguir un resultado natural, en sintonía con el principal objetivo de la cirugía plástica: embellecer y mejorar la estética corporal.

Ganar talla sí; pero no con cualquier resultado.
Se busca naturalidad.

cirugia de pecho - Antescirugia de pecho - Despues

Clínicas Dorsia, más de 10 años de experiencia

Clínicas Dorsia, enseña consolidada en el sector de la medicina y la cirugía estética, cuenta con el respaldo de más de 10 años de experiencia y 27 clínicas en funcionamiento a lo largo de todo el país.

Clínicas Dorsia trabaja con los mejores profesionales y productos recomendados por el Ministerio de Sanidad.

Su principal premisa es garantizar el mínimo riesgo con el mejor de los resultados. No atiende a menores de edad.

Clínicas de Cirugía Estética

Compartir

Dejar respuesta

*