drenaje linfático

El efecto más conocido del drenaje linfático manual es el antiedemizante, es decir el de suprimir las hinchazones. Pero esta terapia tiene otras acciones beneficiosas sobre el organismo.

Esta práctica del drenaje linfático se aplica mediante un contacto físico repetido, suave y monótono sobre la piel con lo que se obtiene un efecto sedante a la vez que analgésico. Las fibras musculares pueden verse influidas por el drenaje, tantos las de tipo estriado como liso. En el primero, provoca que se relajen los músculos tensos o hipertónicos. En el caso del tipo liso, la serie de estímulos suaves reactivan su automatismo.

Por otra parte, y aunque no esté demostrado científicamente, los estudiosos están convencidos de que este drenaje linfático mejora la respuesta defensivo-inmunitaria de las zonas tratadas ya que si se vacía y se resuelven los estados de encharcamiento, se evita que se acumulen residuos en las zonas del cuerpo afectadas. De este modo se facilita el acceso de información y la respuesta de los elementos protectores inmunológicos.

Muchas son las personas que deciden recibir drenajes linfáticos antes y después de las intervenciones quirúrgicas. Con los previos a las cirugías se activa la zona linfática que va a ser operada. Además también está demostrada una cierta mejoría de las condiciones de reparación y respuesta a la intervención.

La aplicación post-quirúrgica es también muy beneficiosa. Cuando el paciente haya abandonado el hospital es conveniente hacerle este tipo de práctica lo más pronto posible para drenar los edemas y así ayudar a que se regenere y se repare la piel además de los otros tejidos afectados. Estos son algunos de los beneficios que supone este tratamiento natural.

Aunque mucha gente lo confunde con un masaje, el drenaje linfático no tiene nada que ver con éste. Pese a que en la práctica parezcan suaves caricias sobre la piel, en realidad se empuja tangencialmente la piel en dirección y sentido de las salidas de los diferentes cuadrantes linfáticos.

Fuente: Sociedad Española de Medicina Estética

Compartir

Dejar respuesta

*