Mantener una buena circulación sanguínea y linfática es esencial para el correcto funcionamiento del metabolismo. Todos los tratamientos estéticos: reductores, anticelulíticos, hidratantes, etc.  deberían combinarse con terapias que ayuden a mejorar la circulación, y de este modo lograr mejores y más rápidos resultados.

Estimular la circulación ayudará a evitar el estancamiento de sustancias y reabsorber edemas, por ende es una buena alternativa para mejorar la apariencia de la celulitis. También se logrará una mayor irrigación sanguínea local, y la eliminación de toxinas por parte del sistema linfático, obteniendo como resultado una piel más sana y luminosa.

En cuanto a  los tratamientos terapéuticos, también es de fundamental importancia la estimulación circulatoria para mejorar contracturas por ejemplo, ya que colaborará en la entrada en calor de los músculos mejorando el resultado del masaje descontracturante.

La Vacumterapia es una opción para realizar masajes estimulantes. Debido a la presión negativa o succión que genera, ayuda a eliminar adherencias de tejidos, mejorando el flujo de la circulación. Principalmente se la utiliza en miembros inferiores, otorgando a las piernas un gran alivio en cuanto a la pesadez e hinchazón. A su vez, es un tratamiento que puede utilizarse como prevención a  trastornos circulatorios como las telangiectasias y varices, pero es muy importante trabajar con intensidad  baja, ya que de lo contrario podríamos lastimar el tejido y algunos vasos superficiales, generando hematomas.

Los masajeadores que trabajan por vibración también son una buena alternativa, con estos se logra estimular la circulación y relajar al sistema nervioso. Es una de las mejores opciones para trabajar previo a un masaje descontracturante, ya que prepara al músculo para un trabajo intenso con menos molestias. También se utiliza como paso previo a un masaje estético ya que eleva la temperatura local, permitiendo realizar maniobras manuales específicas obteniendo una mejor absorción del producto utilizado.

Por último las botas de presoterapia son las más elegidas a la hora de trabajar en la circulación sanguínea y linfática. La sensación del masaje es similar a un masaje manual, ya que consta en el inflado de las cámaras que componen las botas en forma secuencial, ayudando a movilizar el flujo sanguíneo de retorno. Esta terapia es recomendada por médicos para tratar trastornos circulatorios como linfedemas o edemas venosos, también para tratamientos post-operatorios, por ejemplo luego de una liposucción.

Más allá de todos los efectos nombrados para los diferentes casos, también pueden utilizarse a modo de relajación simplemente y estimulación del metabolismo como complemento a otro tratamientos.

Equipos utilizados: Vacumderm, Deepskin Vibra y Kompressor S6 Max.

Noelí Belén Mandrino
Tec. Dermatocosmiatra

Compartir

Dejar respuesta

*