La zona de glúteos y laterales, conocidos como “pantalón de montar” son los sectores más afectados al momento de referirnos a la celulitis o adiposidad localizada. Estas dos patologías muchas veces van de la mano, pero otras tantas, podemos encontrarlas por separado. Es importante reconocerlas como también reconocer la/s causa/s que la/s genera para poder optar por el tratamiento ideal.

Hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de celulitis, según los signos que presentan y el causante. Una celulitis edematosa o primer estadío sería aquella que es causada únicamente por edema en la zona, mientras que una celulitis muy avanzada tiene ya compromiso del tejido adiposo, tabiques fibrosos y hasta presencia de arañitas.

Para trabajar el tejido adiposo se pueden optar por equipos de ondas ultrasónicas: ultrasonidos de 3 MHz (UB3 Mini) o Ultracavitador (E-Cav 37, ultracavitación de 37 KHz). La diferencia entre estos dos es que la ultracavitación destruye las células adiposas eliminando de forma más rápida la adiposidad localizada, en cambio el ultrasonido de 3MHz disminuye el tamaño de las células grasas sin romper su membrana. El ultracavitador debe pasarse 40 minutos por semana, seguido de un drenaje linfático para ayudar a eliminar los desechos generados producto de la implosión de las células..

El drenaje linfático puede realizarse con corrientes interferenciales de electroestimulación (presentes en nuestros equipos Tensin, electroestimuladores multionda), únicamente se debe colocar los electrodos de goma sobre los puntos motores de los músculos de la zona tratada (en este caso glúteos) y esta corriente será la encargada de estimular la circulación sanguínea y linfática para mejorar la eliminación de toxinas. El tratamiento tiene una duración de entre 30 a 40 minutos.

Por otro lado, para realizar una movilización de tejidos similar a la obtenida con un masaje manual podemos optar por realizar Vacumterapia, la succión genera despegue de adherencias de tejidos, mientras que estimula la circulación generando hiperemia en la zona y moviliza tejidos logrando un trabajo de modelación efectiva. Lo ideal es trabajar intercalando succión continua con succión pulsada (para una mayor irrigación), opción presente en el Vacumderm Mini. Este tratamiento se puede combinar con Ultrasonidos de 3Mhz, para lograr una mayor reducción del tejido adiposo en caso de adiposidad localizada y un estímulo en las fibras de colágeno y elastina que será favorable para evitar flacidez cutánea y mejorar el aspecto de la celulitis o piel de naranja. La combinación de estas dos terapias, aconsejamos realizarla dos veces por semana para obtener óptimos resultados en pocas sesiones.

Cabe aclarar que la alimentación y actividad física son complementos ideales para estos tratamientos.  La ingesta de agua, ayudará a eliminar toxinas del cuerpo, a regular el tránsito intestinal, y a mantener la piel hidratada. La actividad física también es fundamental, una simple caminata diaria tiene beneficios cardiovasculares, además de favorecer a la pérdida de grasa corporal.

Noelí Belén Mandrino
Técnica Dermatocosmiatra

Más información CLICK AQUÍ

Compartir

Dejar respuesta

*