Como sabemos, la celulitis parte de un trastorno circulatorio. La microcirculación deficiente, sumada a los micro y macro nódulos adiposos, traen como consecuencia la llamada “piel de naranja”.  En el verano los trastornos circulatorios acrecientan. El calor complica aún más la sensación de piernas pesadas y es necesario aliviar el cansancio.

Para lograr un tratamiento completo, es necesario reducir la adiposidad, modelar y drenar. La tecnología avanza a pasos agigantados y disponemos en el mercado de diferentes técnicas que nos permiten resultados exitosos e inmediatos.

La termoterapia es una tecnología diseñada específicamente para tratamientos de eliminación del exceso del tejido adiposo, a través del proceso de termolipólisis.

Por efecto de la emisión de radiación infrarroja de onda larga -generada por las bandas que se colocan en el paciente- se logra un significativo aumento de la temperatura en la zona de trabajo. Mediante esta técnica se consigue una aceleración de la actividad metabólica del paciente, que no sólo logra una reducción del tejido adiposo y la eliminación de toxinas por transpiración y vía urinaria, sino que además incrementa la circulación sanguínea, permitiendo una mejor penetración de productos específicos por vasodilatación. Permite trabajar en forma directa y focalizada, sobre las áreas críticas (zona trocantérea, glúteos y abdomen). Este tratamiento es ideal para pacientes con celulitis compacta, que no posean trastornos circulatorios avanzados como várices expuestas.

Para mayor eficacia, es ideal utilizar como técnica complementaria la vacumterapia. Es reconocida como una de las mejores herramientas a la hora de combatir la celulitis. Trabaja mediante la terapia de vacío, generando una succión programable con efectos parecidos a un masaje manual, pero sin molestias ni cansancio para el operador ya que la fuerza la ejerce el equipo por medio de la succión y el operador solo debe realizar los movimientos. La vacumterapia permite renovar los líquidos intersticiales , activando el metabolismo celular en la zona, por lo que elimina el edema y disminuye la apariencia de piel de naranja. Pueden realizarse diversas maniobras en el sentido de las vías linfáticas para lograr un “efecto drenaje” movilizando los líquidos acumulados.  Hay que tener en cuenta que en estadíos  avanzados la celulitis duele, ya que existe una presión sobre los capilares nerviosos. En esos casos es necesario realizar maniobras de deslizamiento con succión suave. La vacumterapia mejora notablemente el aspecto de la piel. Para lograr un buen deslizamiento de las campanas es necesario utilizar un producto tipo gelcream con activos drenantes y lipolíticos que potencien el efecto.

Para finalizar el tratamiento, es necesario utilizar una técnica de “barrido” que ayude a eliminar del organismo todo lo movilizado: la presoterapia. Es una técnica de drenaje linfático mecánico que de manera muy placentera mejora la circulación venosa, reduce el volumen corporal y remueve celulitis. Es ideal para aliviar la pesadez de piernas. A diferencia de otros aparatos que utilizan corrientes eléctricas, la presoterapia secuencial genera ciclos ascendentes de presión mediante la utilización de un elemento tan noble como el aire. Esto evita que el paciente sienta cualquiera tipo de rechazo hacia la aplicación. El principio de acción fisiológico de esta técnica consiste en movilizar los desechos metabólicos posteriores a la termoterapia y vacumterapia hacia los ganglios más próximos de las zonas tratadas, logrando así drenaje linfático.

¡Este verano no pueden faltarte los mejores tratamientos para reducir, modelar y eliminar la celulitis! Estas técnicas complementadas en sesiones semanales, nos garantizarán resultados efectivos para lucir una figura saludable.

Autor: Electromedicina Morales

Compartir

Dejar respuesta

*