Unas de las mayores preocupaciones durante la pubertad son el cambio que sufre la piel, el exceso de sebo y las lesiones que esto ocasiona.

Durante la adolescencia se producen muchos cambios, tanto fisiológicos como anatómicos, entre ellos los cambios hormonales son los que más nos interesan a la hora de hablar de la piel en esta etapa. Es difícil lidiar con la piel seborreica de un adolescente, se necesita un tratamiento específico en gabinete, uno en domicilio y muchas veces el trabajo en conjunto con un dermatólogo.

La limpieza de la piel es fundamental para controlar el sebo, no es bueno realizarla en exceso porque podría generar irritación. Se debería utilizar productos de limpieza en base gel u oil free que cuenten con algún antiséptico específico para controlar la aparición de lesiones como pústulas, por ejemplo: ácido salicílico o cloruro de benzalconio. La limpieza debe realizarse por la mañana antes de maquillar la piel y previo a la utilización de una hidratante y protección solar. Y también por la noche, antes de acostarse, seguido también de un producto hidratante. Este paso puede potenciarse con la utilización de Altafrecuencia, equipo que genera ozono (gas antiséptico, descongestivo y oxigenante), durante 15 minutos. Como resultado notaremos una piel más suave, tersa y libre de inflamación en las lesiones, además de favorecer en la prevención de las mismas.

Una vez a la semana se debe complementar la limpieza con exfoliación, a nivel domiciliario se pueden utilizar geles exfoliantes, cremas pulidoras o exfoliantes químicos como máscaras de papaya. En gabinete se puede realizar Microdermoabrasión por punta de diamantes para conseguir un afinamiento de la capa córnea, mayor suavidad y eliminar o aclarar hiperpigmentaciones que se generan tras la cicatrización de algunas lesiones. La punta de diamantes también es muy útil para acompañar la higiene de la piel con previo a la extracción de comedones abiertos, favorecerá en simplificar las mismas. Con el equipo Brumipeel, se puede aprovechar el brumizador que combina para brumizar una loción descongestiva posterior y bajar la inflamación y enrojecimiento de la piel.

En el paso de corrección podemos aplicar Cromoterapia, terapia de color mediante la cual se emiten radiaciones electromagnéticas que penetran en la zona de aplicación causando efectos específicos según la vibración del color aplicado. El azul es el indicado para el tratamiento de acné, este color ayuda a eliminar el exceso de bacterias que se encuentra en la piel seborreica, mejorando y disminuyendo la aparición de lesiones y además contribuye a la desinflamación local. Se puede utilizar dos veces por semana durante 20-30 minutos en todo el rostro.

Para finalizar el tratamiento la aplicación de una máscara secativa de fango sería una buena opción, o también una máscara descongestiva en el caso de notar irritación en la piel. La hidratación por parte de productos serum, geles u oil free también es muy importante, ya que el exceso de sebo no significa tener la piel bien hidratada.

Noelí Belén Mandrino
Técnica Dermatocosmiatra
Más información CLICK AQUÍ

Compartir

1 Comentario

  1. Me gusto mucho tu artículo. Soy Cosmiatra también y estoy en una investigación sobre acné adulto ya que lo veo con frecuencia en mi gabinete. Tendrás algún artículo referido al tema o sugerencia de algún sitio web o libro donde pueda estudiar más sobre el tema? Desde ya muchas gracias.

Dejar respuesta

*