En verano muchas patologías afectan la estética de una persona, en consecuencia su autoestima disminuye, y las mismas se potencian. Los factores que generan modificaciones en nuestro organismo durante esta época del año son varios, entre ellos: rayos UV, temperatura elevada, cambio de clima al salir a la calle desde un lugar con aire acondicionado, entre otros.

Las personas que sufren de rosácea son las más afectadas por estos factores climáticos. La rosácea es una patología crónica que actúa generando zonas de enrojecimiento y calor en diferentes sectores de la piel. La zona centro facial (mejillas, nariz) es generalmente donde más se acentúan los signos de esta inflamación. Es muy difícil controlar la rosácea. La inflamación del tejido trae como consecuencia deshidratación cutánea, sensación de ardor, tirantez, enrojecimiento, vasodilatación (telangiectacias), formación de pústulas, etc.

Una de las mejores opciones para tratar la rosácea en gabinete es la Ozonoterapia, que consiste en la aplicación de ozono al organismo de diferentes formas. En el caso de tratamientos cosmiátricos o estéticos, la opción más adecuada es la aplicación de ozono mediante un equipo que emita este gas formado por tres átomos de Oxígeno (O3) que genera un gran alivio en pieles afectadas.

El ozono es muy conocido por su acción antiséptica, pero tiene también otros efectos y beneficios que colaboran en la mejora de la calidad y salud de la piel:

  • Es oxigenante, por lo tanto ayudará a devolverle vitalidad a la piel y también a otorgarle la nutrición e hidratación adecuada, mejorando así su aspecto.
  • Ofrece una gran acción antioxidante. Hoy en día se conoce que el uso o ingesta de antioxidantes ayuda a mantener la vitalidad de la piel y del organismo, previene el envejecimiento cutáneo y también mejora el sistema inmune, entre otras cosas.
  • Provoca efecto descongestivo, que es el que más beneficia a las personas con rosácea, ya que alivia el enrojecimiento de la piel, y también la inflamación, dejando la piel con una tonalidad homogénea y sensación de frescura tanto interna como externa.
  • Es humectante. Al descongestionar la piel también se ve beneficiada la llegada a nutrientes a la misma, por lo tanto, el ozono actuaría como humectante además de ser un calmante local.

Aunque es una patología difícil de tratar, podemos ayudar a las personas que sufren rosácea a sentirse mejor gracias a los beneficios brindados por equipos de ozonoterapia junto a su combinación con productos que contengan principios activos descongestivos para potenciar resultados.

El ozono permite realizar un tratamiento integral, notando los resultados en el momento de la aplicación. También es muy importante remarcar que el compromiso de la persona con el tratamiento es fundamental: es aconsejable evitar exponerse a altas temperaturas, hidratar bien la piel y utilizar productos livianos como lociones para ayudar a refrescar el rostro en los momentos de inflamación. De esta forma la rosácea puede ser totalmente controlada y evitar que la misma avance.

Más información Electromedicina Morales

Compartir

Dejar respuesta

*